Por Redacción Alta Gracia. El escultor Julio Incardona se prepara para un nuevo desafío: crear una imagen de Brochero que pueda ser trasladada a África. Para ser más específicos a Tanzania, a una pequeña aldea, donde el padre Diego Cano es misionero junto con otros argentinos. En ese contexto junto con su colaborador, Hugo Córdoba, diseñaron una escultura que pueda ser desarmable, liviana y trasladable. Sobre el lugar, el padre Diego indicó que es una zona rural con muchas necesidades. Su experiencia en el lugar suele plasmarla en su página de internet, llamada: http://ivetanzania.org/.

“Achicamos todo porque normalmente usábamos ejes más gordos, todo lo compactamos. Para la base usamos lo mínimo e indispensable que vos usás para mantenerte en pie. Todo tiene tramos de 50 para que entre dentro de la maleta”, detalló Incardona. Debe ser una escultura que pueda armar el mismo cura cuando llegue a su aldea.

Le hicieron una sotana réplica a la del santo y también llevará un poncho. Además en el diseño pensaron en una cruz frente a sus ojos, una Biblia en el centro de su cuerpo y una mano con una marca de lepra. También, lo hicieron caminando para emular su características misioneras.

Compartir esta noticia
(Visto 33 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here