Redacción Alta Gracia- A lo largo de los años y con los deterioros propios del tiempo, el lugar histórico emblemático de la ciudad está sucumbiendo. Uno de los paredones ubicados sobre calle El Molino se encuentra visiblemente vencido por la presión de los árboles y otros más asoman por entre sus piedras.

Es cierto que nada se puede hacer ante el avance de los años aún más tratándose de siglos. Pero no menos cierto es que hay medidas que se deben implementar en el resguardo del patrimonio. En este caso un patrimonio tan importante que forma parte del conjunto jesuítico elegido por la UNESCO en el año 2000 como Patrimonio de la Humanidad.

La gran pared que sostiene el lago artificial construido por los jesuitas en el año 1659 y uno de los más antiguos de la provincia de Córdoba está resistiendo estoico el peso de los grandes plátanos ubicados sobre calle El Molino.

Pero además de ello se puede observar cómo están creciendo otros árboles desde dentro del muro. Esto sí puede llegar a perjudicar la muralla porque ejerce aún más presión.

 

Compartir esta noticia
(Visto 628 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here