Por María Luz Cortéz– La zona serrana del Valle de Paravachasca atravesada por el río Anisacate recibe cada verano a mucho turismo, sobre todo de quienes llegan para pasar el día desde la cercana ciudad de Córdoba. Son 40 kilómetros de recorrido de un río atractivo, con balnearios en pequeños pueblos.

¿Cuánto cuesta pasar un día en las Sierras más cercanas a la Capital, si la opción elegida no es la más concurrida Villa Carlos Paz? Una recorrida de La Voz permite repasar algunos precios útiles, aunque –como en todos lados– siempre aparecen matices y alternativas.

Para aquellos que sólo quieran pasar un “día de playa” en el Anisacate y se trasladen en automóvil, los precios de los estacionamientos tarifados en los balnearios van desde 200 a 300 pesos por jornada y por vehículo. En Anisacate se cobra 200, en La Serranita 250, en Los Aromos y La Bolsa llega a 300 pesos. Las motocicletas pagan entre 100 y 200 pesos.

Cada localidad cuenta con distintas bajadas al río algunas con espacios similares a un balneario, que nuclean más asistencia, y otras con lugares menos concurridos.

Si se deciden merendar en la zona, las propuestas son variadas. Para un café con leche y las clásicas medialunas, el precio es de 180 pesos por persona. Para los innovadores con mix de panes, manteca y dulce de leche, llega a 230 pesos.

Los que prefieran el almuerzo o la cena la oferta gastronómica que recorre la ruta provincial 5 es variada. En el carrito frente al Rincón Criollo de Anisacate, se ofrece una porción de papas a 150 pesos, un lomito simple a 280 y una hamburguesa por 250 pesos. En otro bar de Anisacate, dos pizzas salen por 700 pesos.

Unos kilómetros más adelante, en Valle de Anisacate, también se lee una oferta de dos pizzas por 760 pesos. O un choripán a $ 180.

“Los turistas eligen toda la carta, lomos, parrillas, pescados. Eligen todo”, se entusiasma a contar Juan José Aguirre, de la Parrilla de Juan, con 10 años de experiencia en el rubro, en Villa La Bolsa. Aguirre apuntó que vienen recibiendo visitantes “de todo el país” y que en su local una gaseosa grande ronda los 240 pesos y la chica, 130. La parrillada para una persona se cobra allí 660 pesos.

Llegar y quedarse

Si la elección se amplía para pasar una o varias noches en alguna de las localidades de esa región, cercana a Alta Gracia, se puede desde acampar en campings que por día y por persona mayor de edad cobran desde 500 pesos, y la mitad para niños. Otras opciones de precios y servicios aparecen en el recorrido.

Carolina Moreira, del camping Uray Mayu, en La Serranita, explicó que sumaron una propuesta diferencial para quienes no llegan con carpa: se trata del glamping, una modalidad en nuevo auge que implica una estructura armada sobre plataformas de madera, equipadas con camas y colchones. Esa opción, más cómoda y firme que las carpas de tela, se cobra dos mil personas para dos personas, por noche. Para tres o cuatro, la cifra se eleva a tres mil pesos.

Otra innovación es dormir en una “combi”, un exvehículo equipado con colchones, para dos personas, con una tarifa de 1.500 pesos.

Otras propuestas en la zona son las cabañas. Según el lugar elegido, la tarifa para unidades de cuatro personas comienza en 3.800 pesos y puede acercarse a los cinco mil, según servicios, ubicación y tamaño.

Números y opciones para escapadas de un día, o de un “finde”.

A mano. Cerca de la Capital, el tramo del muy pintoresco río Anisacate incluye varias localidades con balnearios. No tiene infraestructura hotelera amplia y dominan las casas de fin de semana. Muy cerca, Alta Gracia suma como opción de turismo cultural.

Fuente: La Voz del Interior.

Compartir esta noticia
(Visto 173 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here