Redacción Alta Gracia- La querida institución educativa de barrio Córdoba, festejó sus primeros sesenta años de vida con un acto protocolar el pasado viernes 8 de junio, mientras preparan una peña para el viernes 15.

Junto a las autoridades locales, el representante legal Gustavo Ferrero, la supervisora de la región Claudia Reartes, el padre Marcos Cabrera, instituciones intermedias, banderas de ceremonia de otros colegios, ex docentes y la comunidad educativa, se desarrolló el acto escolar el pasado viernes 8, sobre calle Ema Ceballos, frente a la entidad.

El cura Marcos Cabrera, leyó unas palabras de la biblia y afirmó en su discurso que la escuela San Vicente «ha sido la sal y la luz para la comunidad durante 60 años, sigamos siendo la sal y la luz». La Directora, Marcela Giordano, citó en su discurso la estrofa de una canción de Víctor Heredia: «que viva la escuela, que la escuela viva, que sea el sostén, trampolín a la vida, una usina de ideas, el lugar del asombro, el punto de encuentro, de entrega y de amor».

Sonia de Buoni, directora del Jardincito, manifestó: «me tocó la mejor hora, la de cosechar- tengo más de 30 años acá- y de agradecer. A todas las familias que confían en nosotros sus hijos. Antes eran las familias de este barrio, ahora forman parte las de otros barrios. Al cuerpo docente, a la municipalidad que siempre nos ayuda aunque seamos de gestión privada».

El intendente Facundo Torres recomendó a los niños «no corran, no se apuren a terminar el jardín para ir a la primaria ni la primaria para llegar a la secundaria, porque cuando se dan vuelta, se dan cuenta que se les pasó lo mejor de la vida». El mandatario prometió una computadora y donó unos 20 mil pesos para que la institución pueda comenzar a construir un techo para el patio. Por otra parte, el legislador Walter Saieg, de Unión por Córdoba, envió una carta con el benéplacito de la Legislatura Provincial por el cumpleaños de la escuela y les regaló banderas de ceremonia.

MUSEO

En el jardín de infantes se instaló un pequeño museo con fotografías en blanco y negro, sepia y a color, cuentos, libros, cuadernos, libretas, uniformes, juegos y elementos que pertenecieron a la entidad durante estos sesenta años y que fueron parte de su historia.

SU HISTORIA

Hace 60 años, las Hermanas Vicentinas comenzaron a dar catequesis en la zona de barrio Córdoba, a pedido de las familias que allí vivían, para ello se reunían en diferentes viviendas, puesto que no tenían un sitio fijo. La situación económica del sector no era igual a la actual, ya que las familias eran de bajos recursos y no había muchas viviendas, se trataba de una zonal rural.

Por ese entonces, Don Eustaquio Velázquez, un vecino, había ganado un premio en la lotería y compró terrenos en el sector, donó uno a la municipalidad para que se construya la iglesia Buen Pastor.

En aquellos años se encontraba el Padre Domingo Viera, quien dio lugar a las Hermanas Vicentinas para las clases. Poco a poco fue formándose la comunidad entorno a la capilla.

Es allí cuando las familias sintieron la necesidad de una escuela. El día en que la pequeña iglesia fue consagrada parroquia, la Señorita Ema Ceballos-quien luego fue directora del establecimiento- solicitó a los asistentes colaboración para construirla. Velázquez, quien estaba presente, donó otros dos terrenos a la municipalidad para edificarla. Y así Ceballos junto a las Hermanas Vicentinas, fundaron la Escuela Parroquial San Vicente de Paul, que comenzó a funcionar el 9 de junio de 1958. La primera construcción constaba de dos aulas, en las que tenían clases primer grado inferior y primero superior, segundo y tercero, luego se construyeron los baños, salita de 5 del jardín de infantes, después cuarto y quinto y en 1966 la entidad fue adscripta. El reconocimiento oficial llegó con la primera promoción de egresados.

Desde 1985 y hasta 1996, con el aumento de inscriptos, comenzó a abrirse la sección «B» de cada grado, como también otra salita de cinco y la escuela ¡ya funcionaba en dos turnos!. En 2001, en respuesta a la demanda, se construyeron dos salas de 4 años. Ambos niveles, inicial y primario, crecieron juntos, hasta que en 2005 el jardín inauguró su nuevo edificio, cómodo y adecuado para satisfacer las necesidades de los alumnos. Al mismo tiempo, la primaria incorporó la jornada ampliada. Corría 2012 cuando se inauguró el salón comedor, amplio y luminoso, lo que permitió refaccionar el edificio y utilizar seis aulas para la jornada-antes se daba clases en la iglesia-. A mediados de 2014, se cementó el patio grande y se marcaron la cancha de fútbol y de vóley. En 2015, se edificó la primera aula en planta alta.

A nivel pedagógico, la institución educativa participó de las Olimpíadas de Informática con muy buenos resultados y desde 2017, los estudiantes de sexto grado pueden rendir un examen ante el Concejo Profesional de Ciencias Informáticas de la Provincia de Córdoba, obteniendo así un certificado que posibilita su acceso laboral.

REPRESENTANTES LEGALES

Presbístero Domingo Viera

Presbístero Luis Jesús Cortés

Presbístero Andrés Fabián Toledo

Profesor Rodolfo Ferreyra

Rodolfo Javier Vega

Cristina Lorente y Carlos Palomeque

Contador Andrés Rojo

Contadora Roxana Femopase

Doctor Gustavo Ferrero

DIRECTORAS

Ema Ceballos

Matilde Pizzol de Powell

Marcela Giordano

VICEDIRECTORAS

Belma Amaya de Rodríguez

Stella Amaya de Luna

Mercedes Martínez

Graciela García

DIRECTORAS DEL JARDÍN

Hilda Cargnelutti de Vagni

Sonia Ferrero

 

Fuente: Revista Institucional de la Escuela San Vicente de Paul «Siembra Futuro»

 

 

 

 

Compartir esta noticia
(Visto 1.510 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here