Redacción Alta Gracia– Los vecinos que fueron brutalmente desalojados, en la madrugada del viernes, resisten en el templo de Estación Juárez Celman. Las familias aún esperan respuestas del estado. 

Carlos tiene la mirada perdida, triste, quebrada. Pero parpadea, como para despertar, y nos recibe en el SUM de la capilla que abrió sus puertas durante las primeras horas del viernes cuando en un operativo conjunto entre Policia e Infanteria, ingresaron a las viviendas, desalojaron y pasaron una máquina topadora, destruyendo años de sueños y luchas por una vivienda digna.

Carlos, de la organización «Jóvenes al Frente» explicó a REDACCIÓN ALTA GRACIA que la situación es grave. «Los caballos con la policía nos corrían, querían que nos vayamos corriendo del barrio y el padre nos abrió las puertas sobre todo para las mujeres con los niños que no tenían dónde refugiarse. Otras familias del barrio prestaron una pieza y también una iglesia evangélica abrieron sus puertas», dijo,

Por otra parte, responsabilizó al ministro de Desarrollo Social, Sergio Tocalli y hasta el mismo presidente Mauricio Macri por las promesas de mejoramientos en la calidad de vida de los trabajadores. «La tierra es algo fundamental para la gente trabajadora y humilde. Hay una emergencia para todos los ciudadanos de Córdoba».

Los vecinos desalojados están organizando una marcha para visibilizar no sólo la situación en particular sino en cómo están las distintas situaciones de tierra en la provincia.

Compartir esta noticia
(Visto 78 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here