Por Voy de Viaje – Antes de Villa Giardino y después de La Falda, Huerta Grande, es una de las opciones serranas para elegir cuando se emprende viaje hacia el Valle de Punilla.

Alrededor de 70 kilómetros separan a la ciudad de Córdoba de Huerta Grande, en el Valle de Punilla, destino que debe su nombre a las huertas y sembradíos de gran tamaño que crecían en la zona. Antes de Villa Giardino y después de La Falda, la localidad invita a conocer sus paisajes naturales y sus puntos religiosos.

¿Por qué dedicarle una visita? Las alternativas que ofrece son variadas. Se puede llegar al balneario municipal, bordeando el río San Francisco, y disfrutar de grandes arboledas y playitas, ideales para una tarde de mates y criollos calentitos o para aprovechar sus asadores y mesas y compartir un almuerzo criollo o una picada. También se puede acceder al paraje Piedras Grandes, con rocas de gran tamaño –las preferidas para los que desean hacer trekking–, o conocer Las Muyunas, hoy un área natural protegida donde se asienta otro balneario ideal para avistar ejemplares de flora y fauna nativa.

Por su parte, los lugareños recomiendan no irse sin antes pasar por la cascada de Olmos, enclavada a unos 1.100 metros sobre el nivel del mar, y por la reserva natural, forestal y arqueológica privada Naguan Tica, que brinda en sus 40 hectáreas un entorno de gran interés cultural e histórico entre los aleros y morteros que pertenecieron a los comechingones de la zona. Escenario perfecto para realizar actividades al aire libre, este es, al mismo tiempo, el hogar de especies animales únicas como zorros, coipos y liebres, y uno de los pocos rincones cordobeses donde anidan las garzas bruja. Por último, se agrega un recorrido religioso por la iglesia Nuestra Señora del Carmen, frente a la plaza central; una construcción centenaria.

Imagen: De Arma Viajes y Turismo 

Compartir esta noticia
(Visto 568 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here