La Nueva Mañana- Lo confirmó el fiscal a cargo de la causa, Ernesto de Aragón. Hay seis imputados detenidos. Gabriela Michael volvía en moto a su casa del Operativo Verano en Punilla cuando fue atacada. Murió horas después.

Este martes el fiscal Ernesto de Aragón, a cargo de la investigación por el crimen de la joven policía, Gabriela Melisa Michael, confirmó que la causa fue elevada a juicio.

El brutal ataque ocurrió el 2 de febrero de 2017 cerca de las 5 de la mañana, cuando la mujer de 31 años volvía en moto a su casa del Operativo Verano en Punilla y en la rotonda del Tropezón, en el sector noroeste de la ciudad de Córdoba, fue interceptada y golpeada en la cabeza por delincuentes que le robaron el vehículo. Horas después, murió en el Policlínico de Córdoba.

En diálogo con Mitre Córdoba, de Aragón confirmó que por el hecho hay seis imputados, tres mayores de edad detenidos en Bouwer y tres menores alojados en el Complejo Esperanza. «Hay cuatro imputados por homicidio en ocasión de robo, y dos acusados de encubrimiento agravado, de los cuales uno es mayor de edad y el otro menor. Ambos habrían recibido la moto de la víctima».

El fiscal explicó que Gabriela habría intentado huir y que fue en ese momento donde los atacantes le habrían pegado con un palo en la cabeza, ocasionándole la muerte. «Hemos podido reconstruir lo que ocurrió yse habría tratado de un tipo de emboscada, donde los delincuentes habrían estado esperando a que pasara gente en vehículo por el Tropezón. Allí, la interceptaron, y creemos que la amenazaron con un arma, ella logró escapar, y la golpearon con un palo en la frente que le provocó la muerte», señaló el fiscal.

Gabriela era madre de una nena de 11 años, había egresado como policía seis meses antes del ataque, y vivía en barrio Quebrada de las Rosas.

Compartir esta noticia
(Visto 140 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here