Por Florencia Vigilante, para Voy de Viaje. No hay que alejarse mucho de Córdoba para sumergirse en un escenario natural de alto impacto. El cerro Uritorco, a unos 100 kilómetros de la capital, lo demuestra.

–Abuelo, ¿en algún momento pensaste que no podías?

–No, siempre supe que iba a llegar hasta acá.

El diálogo debe leerse con tonada porteña. Transcurre en la cima del Uritorco, a 1.979 metros de altura, entre un hombre de unos 60 años que hace chistes todo el tiempo y su nieto, de unos 20, que no para de atarse y soltarse el pelo para la foto.

La travesía empieza unas horas antes, al pie del cerro, después de llenar una declaración jurada y de pagar $ 300. El tiempo de ascenso y de ascenso depende del ritmo de cada uno. Subir lleva entre dos horas y media y cuatro horas; y bajar, entre dos y tres.

Hay seis descansos a lo largo del recorrido, bien señalizados con carteles que indican la altura; las distancias hacia la próxima parada, la cima y la base; y el tiempo estimado en hacer todos esos trayectos.

Los senderos en general están bien marcados. En algunos sectores, el camino se bifurca: la opción más simple (y por lo general la más larga) siempre es la más transitada. En la mayoría de los casos no es difícil darse cuenta, ya que una de las sendas está más abierta, tiene menos piedras o es menos empinada que la otra. No hay que preocuparse: todas conducen al mismo lugar.

Sabiduría china

Una pila de bastones espera a los aventureros a poco de comenzar el recorrido: es clave tomar uno. Dicen los que ya alcanzaron otras cimas que la mejor forma de ascender es siguiendo un proverbio chino que invita a “subir la montaña como viejo para llegar como joven”. “Como viejo” podría traducirse como “lentamente y con prudencia”. Hacer pasos cortos ayuda a que uno se canse menos, mantenga un ritmo constante y haga pocas paradas. Y es mejor saberlo antes de empezar.

En los primeros tramos, por momentos se camina bajo la sombra de los árboles, aparecen helechos en las “paredes” de tierra y piedra y las raíces toman algunas partes del sendero. La buena noticia es que no hay que avanzar mucho para empezar a disfrutar de las vistas.

Pero antes de seguir, dos consejos. El primero: mantenerse hidratado permanentemente es un acierto. El segundo: si bien las postales que ofrece el recorrido son increíbles, no hay que dejar de prestar atención al camino, que en varios trayectos está cubierto de piedras y en ciertos sectores, de barro.

Compartir esta noticia
(Visto 197 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here