Redacción Alta Gracia– Se trata del padre Marcos Cabrera quien fue noticia en mayo del 2017 cuando se conoció su dedicación para que aquellas personas sordas puedan participar de la misa. El párroco vive en Alta Gracia y formó parte de la comunidad religiosa de la  Iglesia de Fátima. Cabrera será el nuevo párraco de la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced. 

Luego de la decisión de monseñor Ñañes de trasladar al polémico sacerdote Marcelo Siderides a la localidad de Despeñaderos los primeros días del  mes de febrero del próximo año, se conoció en las últimas horas que su reemplazo es nada menos que un sacerdote que – contrariamente a las noticias que dió Siderides- éste lo fue por haber dedicado horas de estudio para aprender lenguas de seña y dar misa para todos.

Marcos Cabrera es sacerdote desde hace diez años. Explicó que su vocación surgió con las enseñanzas de sus padres y durante el cursado en la escuela Virgen Niña. También precisó que la vida parroquial (fui catequista varios años) lo ayudó a descubrir que experimentaba mucha alegría en el compartir con otros lo que iba descubriendo y viviendo de ese Dios que siempre había estado presente en su vida, contó en diálogo con Redacción Alta Gracia en el 2017.

“Todo eso, más las búsquedas personales propias de la juventud, me llevaron a descubrir que en el sacerdocio podría ser instrumento y puente para ayudar a otros a encontrar en Dios esa felicidad que todos anhelamos, al tiempo que podría ir plenificando mi propia vida”, resaltó.

“El interés por aprender la Lengua de Señas surgió a partir de algo que viví hace ya muchos años, en mi pueblo, en Villa Giardino. Un domingo, en una de las misas, una niña sorda recibía su primera comunión. Durante la celebración, no podía dejar de preguntarme qué es lo que estaría entendiendo de lo que el sacerdote o el guía decían. Más aún, me preguntaba de qué manera se habría preparado para ese día. Y me vinieron al corazón aquellas palabras que Jesús, ya resucitado, le dijo a los apóstoles: “Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos”, que no es otra cosa que la invitación a que su propuesta, su estilo de vida, llegue a todos. Ese “todos” de aquella invitación de Jesús quedó dando vueltas en mi corazón, y fue gestando en mí el sueño de, algún día, hacer que el Evangelio llegara también a quienes no tienen la posibilidad de escuchar. Así empecé a estudiar la Lengua de Señas”, explicó respecto de cómo surgió su interés por esta manera de comunicarse.

  • VER: 

El padre Marcos aprendió lengua de señas para dar misa

  • VER: 

Procesaron al cura Siderides y a tres arquitectos por “daños irreparables” a la Iglesia

Compartir esta noticia
(Visto 584 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here