Redacción Alta Gracia– A través de un comunicado de prensa difundido en las últimas horas, los Vecinos Autoconvocados de la Asamblea “Santa María sin Basura” reiteraron el pedido  para “que  se declare la emergencia ambiental en la zona y que se dé lugar a la conformación de un comité de emergencia  interdisciplinario, encabezado por la máxima autoridad provincial y que garantice una amplia participación ciudadana, a los fines de evaluar los daños ocasionados en el suelo, el aire y el agua por el anegamiento y desborde de aguas de la planta Taym, que pone en riesgo la salud de los cordobeses”.A partir de la inundación en la planta de residuos peligrosos Taym (Grupo Roggio S.A) debida a las intensas lluvias ocurridas el pasado martes 28 de marzo y que provocó  el derrame de las aguas que estuvieron en contacto con lixiviados y residuos tóxicos en el Canal Los Molinos –Córdoba, que abastece de agua potable a los barrios de la zona sur de la capital de la provincia, la empresa Aguas Cordobesas (Grupo Roggio S.A)- expresa el comunicado- “suspendió el suministro de agua hasta ayer al mediodía (por el jueves 30) cuando el Ente Regulador de Servicios Públicos (Ersep) dio a conocer públicamente los resultados parciales de los análisis del agua del Canal Los Molinos, restableciendo el servicio con normalidad”. Y agega: “Aunque los informes difundidos no incluyeron el resultado del análisis de las muestras tomadas el mismo día del desborde, nos piden que nos quedemos tranquilos y confiemos”.

Britch, de ambos lados del mostrador

En otro pasaje del comunicado, los Vecinos Autoconvocados de la Asamblea “Santa María Sin Basura” exigen la renuncia del Secretario de Ambiente de la provincia, Javier Britch. “El Ersep realizó los estudios del agua a través del Centro de Investigación y Transferencia en Ingeniería Química Ambiental (Ciqa) dependiente de la UTN. Centro de Investigaciones que, casualmente, es codirigido por el Dr. Javier Britch, Secretario de Ambiente y Cambio Climático. Es decir, el funcionario público responsable de otorgar las licencias ambientales, quien tiene la obligación de velar por la preservación del ambiente y quien debió controlar el funcionamiento de Taym, es también parte del Concejo Directivo del Centro de Investigaciones que evaluó la potabilidad del agua y aprobó sus resultados”.

“¿Debemos confiar en los resultados parciales de estudios realizados por un equipo codirigido por Britch después de haberse provocado semejante desastre ambiental? ¿Acaso no es el mismísimo Britch el responsable de que esa planta haya estado funcionando allí, en esas condiciones? ¿El mismo que otorgó licencia ambiental a Cormecor para instalar un megabasural en un predio distante 300 mts. de Taym, con las mismas condiciones geográficas? La respuesta definitiva es NO. La incompatibilidad de las atribuciones que se  tomó   Britch es manifiesta. La connivencia entre funcionarios públicos y empresarios es alarmante”.

Por último, el comunicado añade: “Dada la gravísima situación que vivimos los habitantes del Departamento de Santa María al ver contaminados nuestro ambiente, el altísimo riesgo de contaminación del agua del Canal Los Molinos, el estado actual del Lago San Roque  -por nombrar solo alguna de las problemáticas ambientales que atraviesa nuestra provincial-, exigimos la renuncia de Javier Britch”.

Vacaciones interrumpidas

El gobernador Juan Schiaretti regresó a Córdoba y visitó ayer jueves 30 de marzo la planta Los Molinos. «Anticipé la vuelta de mis vacaciones por la situación que se vivía con el agua», dijo en declaraciones  y advirtió sobre las responsabilidades de Taym. «Si se comprueban irregularidades caerá el peso de la ley».

Del recorrido por la planta participaron José Roca, subsecretario de Ambiente de la Municipalidad de Córdoba; Enrique Sargiotto, gerente general de Aguas Cordobesas; Mario Blanco, presidente de ERSep; Mario Decara, Defensor del Pueblo de la Provincia y Héctor Aiassa, decano de la UTN.

La otra medida  fue dar a conocer todos los análisis del agua. Tanto los que efectuó la empresa Aguas Cordobesas como los que hizo la UTN, que es la unidad académica encargada de controlar el sistema. La conclusión a la que arribaron todos los especialistas es que no había riesgo en consumir el agua.

La imagen que quiso dejar el mandatario provincial es que el problema ya está solucionado y no hay riesgo para la salud de la población. Sin embargo,  la planta de Taym aún está clausurada.

Compartir esta noticia
(Visto 297 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here