La Nueva Mañana- Walter Sánchez fue sentenciado por el tribunal de la Cámara 7° por ser el «autor penalmente responsable de homicidio calificado por el vínculo y por mediar violencia de género».

En un juicio con jurados populares, la Cámara en lo Criminal de 7º nominación condenó este viernes a Walter Sánchez a prisión perpetua por el femicidio de Natalia Padilla de 42 años, ocurrido en la madrugada del 12 de octubre del 2016.

Fue juzgado como el autor penalmente responsable de homicidio calificado por el vínculo y por mediar violencia de género. Los fundamentos de la sentencia se darán a conocer dentro de 15 días.

Además, la Justicia hizo lugar parcial a la demanda civil por daño moral. Un millón de pesos le corresponderá a Alejandro Trento, hijo de Natalia, que destinará el dinero al cuidado de su hermana menor -que se quedó sin su madre y su padre biológico está preso- y un millón de pesos serán destinados a Rosa Quinteros, la mamá de la mujer asesinada.

Durante esta jornada, tras una breve audiencia, hablaron Alejandro y la mamá de Natalia quien perdió un hijo en septiembre del 2006, cuando explotó una ambulancia del 107. Otro de sus hijos se quitó la vida. Y Natalia era la única que le quedaba. «Mi hija tenía una conducta intachable», dijo la mujer previo a la sentencia.

Por su parte, el hijo de Natalia indicó: «Acá no se cuidó a mi mamá, la juzgaron, hablaron mucho de su vida privada y de sus relaciones. Siento que la mataron de nuevo, moral y públicamente. Ahora sólo espero que se haga justicia».

Anteriormente, en la última audiencia Sánchez había negado ser el autor del femicidio. «No tengo nada que ocultar, yo no hice nada», expresó de espaldas a los hijos de Natalia que lloraban y se abrazaban entre ellos mientras escuchaban la declaración.

En los alegatos, el fiscal Sergio Ruiz Moreno había pedido prisión perpetua por tratarse de un «homicidio doblemente calificado por el vínculo y por mediar violencia de género». Aseguró que se trató de una muerte violenta y que el autor del femicidio es Sánchez.

El crimen:

El femicidio ocurrió el 12 de octubre del 2016 aproximadamente a la 1.30 de la mañana. Los vidrios del auto estaban levantados. El auto en el que Natalia esperaba a su pareja tenía las luces apagadas. Después, un cuchillo afilado, una herida a la altura del corazón que le provocó una hemorragia interna y luego la muerte.

La Fiscalía sostuvo que quien la atacó estaba en el asiento del acompañante. Además, de la autopsia se desprende que ella no tenía otras lesiones y que no opuso resistencia: ella conocía a la persona que subió al auto.

Compartir esta noticia
(Visto 171 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here