Cuando hacemos conservas en casa como mermeladas, confituras, frutas en almíbar, etc. es necesario esterilizar los tarros para que el producto dure más tiempo. Hacerlo correctamente es fundamental para no correr riesgos de intoxicación o evitar que se nos estropeen los productos a conservar. En esta entrada os explico paso a paso el proceso que hay que seguir. Espero que os sea de utilidad.
1. Antes que nada decidiremos el tipo de bote que vamos a utilizar. Los más aconsejables son los que tienen una arandela de goma y tapa con cierre de seguridad, pero también se pueden reutilizar botes de otras conservas.

2. Si decidimos reutilizar botes de conservas que hemos comprado, lo primero será lavarlos muy bien, quitares las etiquetas de papel o plástico y los posibles restos de pegamento. Poner los botes en agua caliente es un buen método para que las etiquetas se ablanden y puedan retirarse bien, no obstante, hay algunos pegamentos muy resistentes y podemos pasar horas y horas frotando sin que se quiten. Un truco para eliminar restos del pegamento es frotar el bote con un paño empapado con aceite.

3. Cuando hayamos eliminado las etiquetas por completo lavamos bien los botes y sus tapas. A continuación ponemos al fuego dos cacerolas, una más pequeña para las tapas y otra de mayor tamaño para los tarros de vidrio. Hervimos ambos durante 30 minutos (el agua debe cubrirlos completamente). Para que los botes no se golpeen con el hervor es aconsejable colocar un paño de algodón limpio en el fondo de la cacerola y los tarros encima.

4. El siguiente paso es retirar los botes y sus tapas del agua (evitando manipularlos por el interior) y ponerlos boca abajo sobre un paño limpio para que se sequen. A continuación los rellenamos bien hasta el borde, procurando que no se nos formen burbujas de aire. Limpiamos el borde con una gasa empapada en alcohol apto para el consumo humano o en coñac. Nunca utilizaremos alcohol sanitario. Cerramos bien los botes.
5. Una vez que tenemos los botes cerrados herméticamente, los esterilizaremos de nuevo en una cacerola con agua hirviendo (el agua debe cubrir los botes por completo). El tiempo de esterilización es de 20 minutos para los botes de 1/2 kg. y de 30 para los que son un poco más grandes.

6. Terminada la esterilización, pondremos los botes sobre un paño limpio boca abajo hasta que estén bien fríos. Lo siguiente será etiquetarlos indicando el producto que contienen y la fecha de envasado. Los guardaremos en un lugar fresco y oscuro.
Nota: al abrir los botes debemos escuchar un «clac» que nos indicará que están cerrados herméticamente. Si nos surgen dudas sobre el buen estado de la conserva, lo mejor es tirarla y no correr ningún riesgo ingiriendo productos que podrían estar estropeados.

Fuente: http://hogaryocio.blogspot.com.ar

Compartir esta noticia
(Visto 2.478 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here