Redacción Alta Gracia– El jurado popular de la Cámara 11º del Crimen dictaminó que Mercedes Saldaño recibiera una condena a once años de prisión por homicidio calificado por el vínculo, atenuado por causas extraordinarias. La familia seguirá pidiendo justicia.

Este viernes 27, se dio fin a las audiencias por el juicio a Mercedes Saldaño. La joven fue encontrada por unanimidad como autora penalmente responsable del delito de homicidio calificado por el vínculo, sin embargo no se le aplicó la pena máxima de cadena perpetua ya que se tuvieron en cuenta los atenuantes que se expresan en el último párrafo del artículo 80 del Código Penal: «Cuando en el caso del inciso 1º de este artículo, mediaren circunstancias extraordinarias de atenuación, el juez podrá aplicar prisión o reclusión de ocho (8) a veinticinco (25) años».

 

Saldaño, luego de la lectura de los alegatos rompió el silencio: «Pido perdón a mi bebé porque no pude protegerlo, a mis hijos por mi ausencia, siempre fui una mamá presente,  a mi familia por no haber pedido ayuda. Tenía mucho miedo. Le pido a Dios y a ustedes una segunda oportunidad porque no soy una mala persona. Yo tampoco entiendo que pasó. Todos los días le pido a Dios que me ayude», expresó con tremenda congoja.

ALEGATOS

El fiscal de Cámara, Diego Albornoz, pidió diez años teniendo en cuenta algunos atenuantes. Interpreta, según lo que analizaron los psicólogos y psiquiatras que realizaron pericias en la madre, que hubo un momento de «estrechamiento de la conciencia». Es decir, esto imposibilitaría la condena a cadena perpetua ya que para ello se debe estar plenamente consiente.
«Debe considerarse la figura de atenuación en este caso, por las condiciones personales y el modo de actuar de la imputada. Es una chica que ha tenido una vida muy difícil y las pericias psiquiátricas y psicológicas han sido contundentes en concluir que tuvo un estrechamiento emocional al momento de los hechos» manifestó Albornoz a REDACCIÓN ALTA GRACIA. 
 
A su vez, la Doctora Silvia Osaba, abogada defensora de Saldaño solicitó la absolución de la joven o en su defecto la mínima-ocho años-. Ya que no existe, según sus fundamentos, ninguna prueba de lo que pasó después del nacimiento del bebé. No se sabe en qué horario parió, si ella estaba efectivamente sola o no, ni cuál fue la causa de la muerte del neonato, ya que se expusieron varias posibilidades, pero ninguna contundente, lo único que se pudo comprobar fue que el bebé nació vivo. Además relató la coartada perfecta que habría podido pergeniar Mario Espíndola, su pareja, quien sabía efectivamente que ella estaba embarazada y nunca insistió para que se realizara los controles. «Las pruebas indicaron además, que con el físico de la imputada-no pesa más de 50 kilos- es imposible que haya llevado a cabo todo sola».
Finalmente la familia de la joven seguirá pidiendo justicia y elevarán el pedido en casación. La abogada Osaba se mostró conforme con la sentencia ya que estaba dentro de los parámetros del pedido de condena mínima.

EL CASO

Cabe recordar que el 31 de julio de 2016  un vecino de Barrio General Bustos encontró en una bolsa el cuerpo de un recién nacido. A partir de allí se comenzó una investigación entre los vecinos en busca de la madre del mismo. Mercedes Saldaño, de 25 años, fue detenida y hospitalizada en el centro de salud Arturo Illia en primera instancia y luego fue trasladada a Bouwer.

Desde entonces se determinó que el bebé había nacido vivo, se realizaron rastrillajes y allanamientos en el domicilio de la familia donde habría sucedido el hecho y se llevaron a cabo diferentes pericias psiquiátricas sobre la joven.

Fotos: RAG
Compartir esta noticia
(Visto 1.021 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here