Por Adrián Camerano. Apuntalada por más de 13 mil hinchas y «con la sangre en el ojo» por la derrota en la primera fecha de este weekend de Liga Mundial (ante Serbia), la Selección Argentina de Voley derrotó este sábado a la potencia Brasil. Fue por 3 sets a 1, con momentos de clara superioridad en el juego y una actuación que permite pensar que este equipo tiene todo para volver a enamorar.

Los parciales de 19-25, 25-21, 25-22 y 25-19 infieren un juego por momentos ajustado, donde Brasil arrancó las acciones haciendo valer su peso específico, que no es poco. Pero con el transcurrir de los minutos los jóvenes albicelestes se dieron cuenta de que ganar no era imposible y de que enfrente no había monstruos, sino seres de carne y hueso. Y así fueron erigiendo una victoria basada en virtudes propias -muchos puntos de bloqueo, por ejemplo- y errores ajenos, de esos que a veces te ayudan muchísimo para ganar confianza, y el partido también.

Bajo la conducción técnica de Julio Velazco y en un Orfeo casi completo, Argentina logró una victoria histórica (nunca le había ganado en Liga), que no cambia demasiado si situación en la tabla -navega entre los últimos puestos- pero significa un empujón anímico en un equipo que está en etapa de transición y que no tiene grandes estrellas de este deporte, sino laburantes del voley que pelean por dejar su nombre inscripto en la historia de este deporte.

 

Sebastián Solé y Martín Ramos fueron los máximos anotadores, con 13 puntos, seguido por Alejandro Toro, con 12.  Ahora se viene Bulgaria -domingo 18, 19.10 hs.- un equipo duro que el sábado venció a Serbia en el tie break.

Imagen de portada: Romina Barral

Compartir esta noticia
(Visto 102 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here