Comunicado de prensa- El jueves 16 de marzo, alrededor de las 15.30 horas, vecinos autoconvocados Santa María sin Basura se concentraron frente a la sede de Cormecor en barrio Jardín Espinoza, Córdoba, para manifestar pacíficamente su repudio al proyecto de construcción de un nuevo megabasural en cercanías de su pueblo. En particular, cuestionaron el otorgamiento de un cargo de director suplente en esa empresa al intendente de Despeñaderos, Juan Carlos Cimadamore. Cimadamore es, además, el presidente de la Comunidad Regional Santa María.

La Comunidad Regional es uno de los organismos con la potestad de otorgar o negar la autorización del uso de suelo para el emplazamiento del megabasural de Cormecor en el predio cercano a Villa Parque Santa Ana. En noviembre del año pasado, Cimadamore había enviado una carta documento dirigida a los directivos de Cormecor exigiendo garantías y certezas sobre la seguridad ambiental del proyecto. De lo contrario, prometía no otorgar la autorización de uso del suelo en ese predio. Las garantías y certezas sobre la seguridad ambiental del proyecto nunca se conocieron, en su lugar, Cormecor ofreció un cargo en la empresa al jefe de la Comunidad Regional e intendente de Despeñaderos.

 

Enterados de esta situación por una publicación en la prensa, los vecinos de Santa Ana realizaron el sábado pasado una volanteada informativa, casa por casa, en Despeñaderos. En los volantes preguntan a los vecinos de esa localidad si conocen el destino de su basura, si saben que su municipio integra Cormecor, si conocen las irregularidades del proyecto, si saben sobre las responsabilidades que pesan sobre su intendente. “¿Por qué creen que le ofrecieron este cargo en Cormecor?” preguntan.

Los vecinos autoconvocados cuestionan la compatibilidad de esos cargos, pero fundamentalmente denuncian el modo en que las autorizaciones para la instalación de las plantas y vertederos de Cormecor estarían siendo impunemente negociadas.

Ayer, dos vecinos de Santa Ana lograron sortear el frondoso cordón policial que custodiaba la sede de Cormecor e ingresaron sorpresivamente a la asamblea extraordinaria de la empresa. En una acalorada discusión dejaron claro a los funcionarios de Cormecor que su proyecto no tiene licencia social y que los vecinos –que sostienen hace meses un acampe- no permitirán el ingreso de máquinas al predio.

Actualmente rige una medida cautelar dictada por el Tribunal Superior de Justicia que impide a Cormecor iniciar cualquier obra en dicho predio.

“NO AL BASURAL” HASTA QUE EL MISMO DIOS LO LEA

El domingo pasado, los vecinos de Santa Ana realizaron un almuerzo comunitario en el acampe. Más de 100 familias se reunieron allí para compartir pollos a las brasas, choclos, deliciosas empanadas y postres caseros. Los niños jugaron sin descanso en dos castillos inflables. No faltó la guitarreada ni el baile. Acompañaron integrantes de la Asamblea de Paravachasca, amigos y familiares de distintos puntos de la región.

 A las 16.00 hs. todos los asistentes se dirigieron hacia el camino de acceso al predio vistiendo su tradicional remera blanca e inscribieron con sus cuerpos un gigantesco “NO AL BASURAL”, que fue fotografiado por un drone desde las alturas. La integración de los cuerpos y la consigna al territorio en disputa busca llamar a la reflexión y sensibilizar a los que deben escuchar y actuar en defensa de los derechos fundamentales de las personas a gozar de un ambiente saludable. Los cuerpos y el territorio, las personas y su ambiente, deben comprenderse como un mismo sistema vital que es preciso proteger.

Fuente y fotos: Asamblea de vecinos autoconvocados de Santa Ana

Compartir esta noticia
(Visto 567 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here