Por María Luz Cortez. «Nosotros estábamos yendo a ir a hacer una sentada y nos han tirado agua, nos han tirado gas. Todos andamos con la mochila con agua con bicarbonato. Hay mucha solidaridad, muchas personas de la Cruz Roja, muchos médicos ofreciendo ayuda», explicó. «Es una violencia que nunca había visto. Nunca pensé que iban a meter bombazos en mi casa», declaró que vive en el país vecino desde hace cinco años. Agregó que esto puede ser comparable con lo que viven las comunidades mapuches en la Auraucanía que lo viven todos los días desde hace décadas. «Lo importante es que no estamos en guerra», analizó. La identidad de la mujer se resguarda para protegerla ante el clima de violencia que vive.

La suba del boleto del Metro fue la gota que rebalsó el vaso de una serie de medidas que venían precarizando la vida de los habitantes de Chile. Aquella jornada los estudiantes comenzaron a saltar los torniquetes y del otro lado los esperaba una fuerte represión por parte de los Carabineros chilenos. El boleto, la misma Constitución desde la época del (dictador) Pinochet, gente que vive en la calle, la falta de fuentes laborales, un sistema de salud colapsado, fueron algunas de las causas explicó la vecina sobre la situación del país vecino.

La gente empezó a manifestarse en las principales plazas del país y las calles se llenaron de militares y tanque. El toque de queda recordó a la peor de oscuridad de Latinoamérica. «Empezó el toque de queda y nosotros teníamos un encuentro de editoriales cartoneras de toda América. No se nos permitió llevar a cabo el encuentro, porque el ministerio de Cultura no permitió hacerlo en espacios públicos», recordó la vecina de Alta Gracia sobre aquella primera jornada en Chile.

Día a día

Esta vecina que está viviendo en Chile señala que, tuvo que ir al trabajo en la bicicleta ya que no hay transporte. «Me da miedo ir sola a trabajar porque muchas chicas están denunciando violaciones», expresó con miedo.

«La gente te dice que no corras porque te pueden disparar», agregó y explicó que, cuando la gente se asoma con su cacerola para protestar en su departamento, les apuntan.

Cerco mediático

«La gente está grabando con su celular pero los borran», destacó la vecina. En los videos la gente registra los saqueos y especulan con que se trata de infiltrados de los propios carabineros y militares.

En ese sentido, la vecina precisó que, muchas de las informaciones que circulan son «mentiras» ya que, se habla de falta de alimentos, y no hay desabestecimiento y señalan que tienen que ver con infiltrados de los propias fuerzas armadas.

«Los muertos son ciertos y las violaciones son ciertas», destacó la vecina. Agregó que, en contrapartido, en Santiago se puede ver la solidaridad y el amor entre los vecinos. «Creo que ese contradiscurso es lo más importante que podemos hacer», concluyó.

Compartir esta noticia
(Visto 366 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here