Por Noelia Martín- Esas fueron las declaraciones de Daniel Miranda de la Asociación de Gasistas Sanitaristas y Afines de Alta Gracia (AIGAS)a Redacción Alta Gracia en relación a las restricciones puestas al servicio de gas y sus posibles consecuencias. “Es vergonzoso lo que está haciendo el vice intendente a cargo (Facundo Torres). Las restricciones a comercios y lotes con más de dos departamentos son para no darle gas a la estación de servicio ESSO del Crucero y al edificio del Grupo Betania”, destacó.La orden del ejecutivo llegó a las oficinas de ECOGAS el viernes 7 de febrero. Según Torres, en declaraciones realizadas a Papel Tortuga, la medida fue tomada para dar prioridad a los vecinos que están en espera. Para Miranda la negativa al grupo Betania representa una situación grave, ya que se trata de 35 departamentos que tendrán tubos de gas envasado. “No quisiera ser vecino del edificio, vamos a ser el próximo Rosario”, se lamentó.

Según el gasista, “el gasoducto es una mentira. No va haber más gas, van a hacer algo allí, cerca de Moconá (comercio de maderas sobre autovía Atilio López, donde comienza el refuerzo) un barrio privado, una estación de servicio. Ese refuerzo no sirve para Alta Gracia. Con el gas que llega a la ciudad nos sobra, nunca tuvimos problemas”.

Sobre ECOGAS, opinó: “Hacen lo que ellos quieren, no les conviene vender gas. Se quedan con los clientes que ya tienen. La Municipalidad como concesionario se tiene que preocupar por su gente. Hay un caso de un restaurante que quiso instalarse en Alta Gracia y no pudo, se fue a Carlos Paz. A ECOGAS sólo le interesa atender a los clientes que ya tiene, porque más clientes implica más inversión” resaltó.

Además destacó dos irregularidades: Una es, la no reposición del rectificador de la planta de la empresa ubicada en el “Camino de los Lecheros”. Se trata de un aparato que no permite la corrosión del gasoducto. Fue robado hace un par de años y nunca fue reinstalado.  «Si el gasoducto se pinchara, explotaría», analizó el profesional. Otra irregularidad es la falta del pago del canon que debe abonar toda empresa que brinda un servicio en la ciudad. «No se le debería haber renovado el contrato ya que no cumplió con lo estipulado», precisó Miranda.

Invitación a San Luis

Colegas sanitaristas invitaron a AIGAS a la provincia vecina de San Luis para que se lleguen la próxima semana. Miranda nos contó que allí se construyó un gasoducto de 93 kilómetros, en el cual se invirtió 58 millones de pesos y beneficiará a  40 mil personas de distintos pueblos. Pero  ECOGAS no le quiere brindar el servicio. Por lo tanto, el gobierno no quiere renovarle el contrato y está analizando el proyecto de AIGAS de una sociedad mixta entre el gobierno, profesionales y socios capitalistas.

 

 

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here