Por Noelia Martín- La semana pasada presentó su renuncia Diego Ferrari, Director de Ambiente y Espacios Verdes de la Municipalidad de Alta Gracia. El Secretario General, Roberto Urreta y la Secretaria de Gobierno, Cristina Roca, afirmaron que el área será absorbida por la secretaría general. De esta manera, Urreta será Secretario General, Secretario de Servicios Públicos y Director de Ambiente y Espacios Verdes. De todos modos Ferrari seguirá trabajando en el Ejecutivo Municipal trabajando como asesor en temas ambientales específicamente. 

En diálogo con REDACCIÓN ALTA GRACIA, Ferrari contó que «fue una decisión personal muy dura ya que venía construyendo con mucho sacrificio, con los recursos disponibles(a nivel municipal), con mucho sacrificio personal y familiar, con un equipo conformado desde 2011 con Walter Saieg».

El ex-director tuvo una serie de roses, fricciones y disparidad de criterios e ideas con quien era su superior, el secretario general. «Las desautorizaciones, puenteos, hacer pasar de largo un director. Roces, fricciones, disparidad de criterios en cuanto a lo ejecutivo, al día a día» fueron algunas de las causas por las que Ferrari  decidió dar un paso al costado, «apoyando al intendente Facundo Torres, seguir acompañando la gestión desde lo ambiental, desde mi función como asesor de medio ambiente en el municipio». Afirmó que de esta manera será mucho más productivo su trabajo, que será netamente técnico. Continuará su desempeño en la sección de ambiente, atendiendo las consultas del personal, asesorando en cuanto a habilitaciones comerciales, auditorías, educación e inspectoría ambiental.

En relación a la baja de categoría, el funcionario aseguró seguir siendo parte del ejecutivo como asesor. «Los resultados de la gestión han sido muy buenos, ese reconocimiento me ha fortalecido y me ha dado fuerzas para seguir acompañando a Facundo Torres en los ambiciosos planes que tiene en cuanto a la materia ambiental» concluyó.

LA GOTA QUE REBALSÓ EL VASO

Ferrari relató que una serie de roces lo llevaron a esta decisión: «uno trata de ser conciliador, a través de reuniones charlar los temas, y tratar de buscar una solución, dentro de la diferencia de opiniones buscar el consenso. De hecho, con el secretario anterior (Federico Bengolea) había disparidad de opinión y siempre llegábamos a un acuerdo y ejecutábamos un plan de acción y éramos muy respetuosos a las funciones de cada uno».

La gota que rebalsó el vaso fue un caso puntual con un agente que había tenido ciertas falencias, faltas de respeto a los superiores e incumplimiento de las directivas de trabajo. «Se iba a trasladar esta persona, hecho acordado con el secretario, notifico al empleado y a las tres horas había un acuerdo entre el sindicato y el secretario general dejándome desautorizado ante toda la planta operativa, eso es una falta de respeto» finalizó.

 

Foto: Resumen de la Región

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here