Por Franco del Rosso *– Una de las consecuencias de los ajustes económicos es que las empresas intenten ajustar costos y así aplicar a rajatabla el principio empresario de “obtener el máximo de rinde con los menores costos”, y sumado a la inestabilidad económica en que la competitividad resulta cada vez mas asfixiante, algunas empresas, generalmente medianas o pequeñas, optan por tener empleados en negro o parcialmente registrados.

Esto significa para el empresario ahorrarse aportes previsionales y patronales. Pero a la larga surge la duda del posible reclamo por parte del empleado. Así, un reclamo por una relación en negro resulta ser muy caro por las multas e indemnizaciones que la ley prevé para el caso de trabajadores en negro.

Y ello es así porque como el Estado no puede estar presente controlando todas las empresas y puestos de trabajo, solo limita su contralor a las empresas mas grandes, y las medianas o pequeñas, con la tentación de las jugosas indemnizaciones, pone en cabeza del trabajador la posibilidad de un reclamo para a modo de “castigo económico” desalentar una relación no registrada.

Así, cada empleado es el que controla su propia relación, y al momento del reclamo, se encuentra tentado con grandes sumas que se le deben por una situación laboral irregular.

Viendo desde este punto de vista, la visión es preponderantemente económica algo que debería ser evidentemente social, ya que quienes componen las relaciones laborales son personas, y quien trabaja, lo único que tiene para vender es eso: su fuerza de trabajo.

Es por eso que se protege con la legislación la dignidad en el trabajo a través de “normas de seguridad e higiene laboral” durante la relación, y al momento de finiquitar ésta y en el caso de tener que acudir a una instancia judicial, se encuentra el trabajador con una protección superior a la que se le da a la parte empresaria.

Es por eso que el derecho laboral es “naturalmente injusto” a favor del trabajador.- Un empleado en negro termina siendo perjudical para la sociedad ya que: el empresario estaría compitiendo deslealmente con otros del mismo rubro que si posee empleados registrados y afronta las cargas sociales, por lo que los costos de producción serán mas caros; asimismo, es inestable (ya que al no haber un vínculo formal, no se sabe si mañana seguirá trabajando), en caso de accidente de trabajo quedaría en principio desamparado el trabajador y, lo más desgastante: causa preocupación al trabajador, ya que es difícil de plantear el tema al empleador.

Normalmente se habla del tema una o dos veces y no se lo vuelve a tocar por temor a quedarse sin trabajo y al momento de finalización de la relación laboral cuando el empleado se decide a realizar un reclamo, es tildado de “traidor” por el patrón que lo tenía en negro por el reclamo de rubros debidos (normalmente diferencias salariales, indemnizaciones y multas).

Pero por la dignidad del trabajo y la estabilidad de las relaciones laborales, se aconseja acudir al consejo profesional, tanto de la parte empresaria como trabajadora, para encontrar la solución a esta situación de la mejor manera posible.

*Abogado. Matrícula F 450 T IV-EXP.6722- consultas. francodelrosso@hotmail.com

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here