Redacción Alta Gracia– Se trata del periodista y locutor, Edgar Nicolás Moreno quien, junto a siete personas más fueron detenidas por la Fiscalía de Delitos Complejos, a cargo de Enrique Gavier. Las imputaciones son las de estafas millonarias en Córdoba.

Ocho detenidos por el «cuento de las criptomonedas»

Por Juan Federico (La Voz del Interior)- Se investiga una estafa que sería millonaria en Córdoba. Se trata de una maniobra que tiene ramificaciones en Estados Unidos y en Bulgaria, entre otros países.

La ilusión de un gran negocio. De esto se trataba lo que se sospecha habría sido una gran estafa urdida en nombre del auge de las llamadas “criptomonedas”.

Se trata de “dinero digital”: cualquier persona puede invertir billetes físicos para adquirir esta moneda virtual, que opera por fuera de los bancos y puede ir mejorando su cotización a medida que su uso se extiende.

La falta de regulación estatal y la promesa de poder multiplicar de manera veloz la inversión forman parte del combo con el que se tienta a aquellos interesados en sumergirse en este mundo de la economía digital.

El bitcoin es, acaso, el fenómeno más conocido, pero no el único.

A la par de más de una decena de criptomonedas que operan en todo el mundo con resultados óptimos, también comenzaron a aparecer en los últimos tiempos diferentes formas de fraude con el dinero digital: invertir en criptomonedas que en realidad no existen, ya que no tienen ningún uso real.

En Córdoba, desde hacía ya al menos unos tres años, un grupo de personas comenzó a buscar inversores para onecoin, un sistema creado por la búlgara Ruja Ignatova, cuyo paradero es un misterio desde 2017.

A nivel local, se trataba de la firma OneLife, que, en términos simples, habría ofrecido un modo de inversión basado en el sistema “piramidal”: cada inversor, además de poner su dinero propio en la compra de estas supuestas criptomonedas, debía buscar dos o más inversores, que harían lo mismo que él. Por cada nuevo “cliente”, el inversor iba recibiendo distintos beneficios.

A cada inversor se le daban una cuenta y una clave para que pudieran ir viendo cuántas onecoin iban acumulando.

Uno de estos inversores fue un hombre que denunció haber sido contactado en marzo de 2018. Tras unas reuniones, fue incorporado a un grupo de WhatsApp formado en 2017. Primero invirtió mil euros y después, casi 70 mil dólares, según dijo.

Contó que los organizadores de OneLife les prometían que el valor del onecoin iba a escalar de manera notable a partir del 8 de enero de 2019, cuando se iba a convertir en la primera criptomoneda “pública” en el mercado internacional, “con todas las normas legales para ser aceptada por las principales entidades financieras mundiales y gobiernos”.

O sea, le ofrecían comprar una criptomoneda que en la práctica aún no existía, pero con la promesa de que iba a ser un éxito.

En ese sentido, el denunciante indicó que los organizadores, en medio de reuniones de las que participaban cientos de personas en hoteles de alta categoría de Córdoba, de San Luis, de La Pampa, de Buenos Aires y hasta de Brasil, en las que intentaban seducir a potenciales inversores, insistían en que a partir de enero de 2019 la onecoin iba a ser “reconocida por el mercado público de valores de Hong Kong y serviría no sólo como inversión, sino además como un medio de pago para realizar diversas transacciones y adquisiciones de productos y servicios varios”.

Por ello, les indicaban que debían apurarse para comprar antes de ese 8 de enero la mayor cantidad posible de onecoin, ya que luego el valor se iba a multiplicar y el potencial negocio ya no iba a ser tan redituable.

Incluso, en diciembre de 2018 se armó la página web Deal Shaker, plataforma comercial oficial en la que se informaba acerca de productos y servicios que se podrían comercializar con las supuestas criptomonedas onecoin.

Pero llegó el 8 de enero de 2019 y no sucedió lo que se prometía. Los inversores comenzaron a pedir explicaciones y sólo recibían nuevas promesas.

A la Justicia

Muchos aún aguardan que se hagan realidad. Pero el denunciante no esperó más. Primero intentó que le devolvieran los casi 70 mil dólares que había invertido. Mandó cartas documento a modo de una última oportunidad para los organizadores. Pero cuando se dio cuenta de que ya no iba a volver a ver a esos billetes, fue por la parte penal.

El 30 de junio pasado, los abogados Pedro Despouy Santoro y Eduardo Capdevila, que lo patrocinan, presentaron la denuncia en la mesa de entradas de Tribunales 2.

El caso recayó en la Fiscalía de Delitos Complejos, a cargo de Enrique Gavier, que, tras recolectar nueva prueba con su grupo de investigadores, decidió allanar, imputar y detener a los sospechosos este jueves.

Según confirmó la fiscalía, en total se dispuso la imputación y detención de 12 sospechosos: Ignatov Konstantin, Ruja Ignatov o Ignatova, Eduardo Alejandro Taylor, José Gordo, Gustavo Adolfo Amuchástegui –contador–, Andrés Matías López, Mariana Noel López, Edgar Nicolás Moreno –locutor y periodista–, Manuel Vicente Peralta Guevara, Mónica Gabriela Blasco, Daniel Cornaglia y Ricardo Beretta. A todos ellos se les endilgan los presuntos delitos de asociación ilícita y estafa reiterada en concurso real, figuras penales que suponen penas de cárcel efectiva en caso de una eventual condena.

Según la causa, se cree que cometieron un cúmulo de estafas desde la empresa OneLife en contra de diversas personas mediante la venta de “paquetes educativos para inversiones en criptomoneda”.

En ese sentido, en la investigación se sostiene que el valor de este paquete era de 65 mil dólares y su adquisición podía ser realizada por varias personas de manera conjunta.

“A tales fines, y a modo de tentar a distintas personas a invertir de esta manera, los imputados junto con organizadores de nivel nacional e internacional –actualmente prófugos– habrían organizado reuniones de carácter informativo en prestigiosos centros de convenciones cuya puesta en escena era digna de exposición de primeras marcas”, se lee en la acusación.

“Allí se producía el reclutamiento de las víctimas que como clientes eran quienes se beneficiarían –según el ardid– incrementando monedas en sus cuentas virtuales por invertir sus dineros y acercar más inversores. La promesa de que esta moneda saldría al mercado con una cotización en fuerte alza prevista para el año 2019 nunca se cumplió”, reprocha el fiscal.

En los allanamientos realizados en domicilios particulares, escribanías, estudios jurídicos, la sede de la empresa OneLife y la sede de la firma Compañía Bursátil SA, además de materializar ocho detenciones, se logró secuestrar abundante material de merchandising, celulares, notebooks, dinero en efectivo, dólares y una importante cantidad de documentación relacionada con la actividad desarrollada por OneLife y por otras agencias que podrían tener vínculo con los hechos delictivos investigados, según se indicó desde la fiscalía. Tras estas detenciones, en la causa figuran como prófugos Ignatov Konstantin, Ruja Ignatov o Ignatova (buscados a su vez en otras causas en Bulgaria y en Estados Unidos), Eduardo Alejandro Taylor y José Gordo.

En Tribunales 2 se sostiene que, a partir de estos operativos y de las detenciones, es posible que la cantidad de denuncias aumente de manera considerable.

Compartir esta noticia
(Visto 246 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here