Durante la madrugada del jueves 4, un operativo policial derivó en la detención de un joven de 17 años (contó la familia), al que según explicó la Policía “se le secuestró una bordeadora y luego una máquina de explosión”, que “fueron sustraídos de la vivienda de Oreste Berta”. El hecho ocurrió en Avellaneda al 400, a metros del Museo del Che.

Luego de los gritos del joven, su familia fue a observar lo ocurrido, y tuvo un cruce con los efectivos. Según manifestó la madre del joven, uno de los agentes le apuntó con el arma reglamentaria al igual que a su hermano. Además, uno de ellos le habría propinado golpes al joven, lo que motivó el enojo de la familia.

“Salí y vi un móvil parado frente a mi casa. Me acerqué y vi a un tipo en el suelo y a un policía pegándole a matar. Se acercó otro patrullero y le dijeron ‘acá, este es’. Luego lo redujeron a los golpes”, explicó la testigo del hecho Karin Thavonat en diálogo con Radio Tortuga 102.7. “La madre (que se encontraba en una vivienda a 50 metros del lugar) acudió rápidamente preguntando ‘qué le hacen a mi hijo, qué le hacen a mi hijo’”, agregó y sostuvo que no observó una actitud de resistencia del joven frente a la Policía. “Le pidieron que se dé la vuelta y tal vez no lo hizo, porque empezaron a pegarle”, declaró Thavonat.

Por su parte, el comisario mayor Carlos Cicarelli, admitió que el joven presentaba golpes argumentando que se resistió al arresto e informó que toda la información está en Fiscalía.

Thavonat, explicó que fue a realizar la denuncia a la Comisaría local en el día de hoy, sin embargo se fue “cansada de esperar”. Sin embargo, adelantó que mañana se dirigirá a la Fiscalía a realizar la denuncia, al igual que un periodista de este medio que también fue testigo.

“No tenían orden”

Unos minutos después de la detención, los móviles regresaron a la vivienda de los familiares del joven y realizaron un allanamiento en el cual no expusieron ninguna orden. “Me dijo que si no lo dejaba entrar, se iban a quedar toda la noche en la puerta hasta que los dejara”, contó la madre. Consultado por este irregular hecho, Cicarelli indicó: “No estoy al tanto si eso ocurrió. Si han hecho el allanamiento sin orden, han cometido un delito y lo verá la orden judicial”.

Por otra parte, en la Comisaría, según informó la abogada Clarisa Villares, la actitud de los representantes de la fuerza fue hostil y el policía que las atendió junto a su colega Blanca Barreiro, no se identificó y “no podríamos ver al detenido”.

Fuente: Diariotortuga.com

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here