Por Noelia Martín- Sin duda los hechos más relevantes de este año fueron los asesinatos del Cura Luis Cortés y del comerciante Pablo «Paco»García. Pero también debemos recordar el secuestro de Rocío Herrera, el empresario acusado de abuso sus sobrinas y los casos cerrados este año, pero que ocurrieron en 2013.

CASO ROCÍO HERRERA

A fines de marzo las redes sociales se llenaron de mensajes buscando a Rocío Herrera de 16 años, quien asistía al quinto año del IPEM 346 de Alta Gracia. Sus padres sospechaban de un «novio» cibernético que la había engañado y la había llevado por la fuerza a otra localidad, ya que cada vez que se comunicaba, afirmaba «estar bien» pero su tono de voz insinuaba otra cosa. Sus familiares y amigos se manifestaron en la Plaza Manuel Solares y luego marcharon cortando la Autovía Atilio López pidiendo la resolución del caso. Finalmente se reencontraron con Rocío en un lugar convenido en Córdoba Capital, cinco días después. La adolescente había estado cautiva en un domicilio de Villa del Libertador de la ciudad capital. Su captor, un hombre de 27 años, se encuentra actualmente detenido en Bouwer por “ocultamiento de persona para coaccionar agravado por víctima menor de 18 años”.Marcha por Rocio Herrera 5

CASO EMPRESARIO ACUSADO DE ABUSO

Los primeros días de junio se dio a conocer una denuncia contra un conocido empresario de la ciudad que había abusado de sus sobrinas unos diez años atrás. Las víctimas tienen actualmente 18 y 19 años.

A mediados del mes el hombre de 65 años quedó imputado por corrupción calificada por su calidad de guardador-ya que se trata de su tío, quien tenía a su cuidado a las niñas- abuso sexual sin acceso carnal calificada en concurso ideal y exhibiciones obscenas agravadas.

Tras varias pericias psicológicas y psiquiátricas al acusado y a sus víctimas, se determinó que había existido realmente el abuso. La causa fue elevada a juicio en noviembre, dando alivio a los familiares y a las víctimas, quienes aún esperan que el agresor sea efectivamente detenido.

 

Agosto fue un mes movidito para la policía y la justicia en Alta Gracia. Por un lado hubo una increíble cantidad de suicidios en el transcurso de una semana, por otro sucedieron dos asesinatos en dos días, hechos que conmocionaron a la ciudad.paco garcia

CASO «PACO» GARCÍA

El 27 de agosto fue hallado por su hermano, el cuerpo sin vida de Pablo «Paco» García. El hombre había salido a cazar la noche anterior a la zona de Los Talas, Anisacate y no se comunicaba con su novia desde la madrugada. «Paco» presentaba un disparo en la nuca con salida por la boca, y estaba sentado sobre una reposera. Desde el primer momento, Néstor (su hermano) sospechó algo raro. Inmediatamente detuvieron al autor del disparo e imputaron a otros dos cazadores por encubrimiento. Los acusados declararon que se había tratado de un accidente y el la investigación estuvo a cargo del fiscal Emilio Drazile.

Familiares y amigos llevaron a cabo tres marchas por las calles de la ciudad pidiendo, en primera instancia el cambio de carátula, ya que entendían que su muerte no había sido causada por un accidente. Luego se manifestaron solicitando la imputación por homicidio para los otros dos sospechosos que permanecían en libertad.

Luego de cuatro meses, el viernes 18 de diciembre, las pericias determinaron que Paco había sido ejecutado a corta distancia.  Los otros dos sospechosos fueron detenidos e imputados junto al primero por “homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego en calidad de partícipes necesarios”, “portación ilegal de arma de guerra”, “encubrimiento” y “falso testimonio”.cura cortes I

CASO CURA LUIS CORTÉS

En la tarde del sábado 29 de agosto, dos días después de «Paco», aparece sin vida en su domicilio particular el cura Luis Cortés.  En primera instancia se pensó que se trataba de un accidente, ya que la vivienda presentaba signos de que había ocurrido un incendio. Pero la posición en la que se encontraba el cuerpo, sus manos maniatadas y el faltante de ciertos elementos indicaban lo contrario: el cura había sido asesinado por ahorcamiento y el incendio había sido provocado para tapar las huellas del hecho. El horror se apoderó de la ciudad. Las sospechas se centraron entre los conocidos del párroco, ya que no se había ejercido violencia para ingresar al domicilio.

Vecinos de la ciudad se manifestaron frente a la Iglesia La Merced, solicitando justicia.

Cinco días después aprehendieron a un hombre de 35 años en Villa Carlos Paz, quien tenía en su posesión los elementos robados y quedó detenido por «encubrimiento agravado». Horas más tarde detuvieron al autor del hecho, Édgar «Pinguchi» Díaz, de 22 años, por «homicidio criminis causa agravado». Según trascendidos, Díaz conocía al párroco ya que éste lo habría ayudado con su problema con las drogas. Las pericias psiquiátricas determinaron que el joven actuó de manera consciente. A mediados de diciembre, la causa fue elevada a juicio.

 

CASOS CERRADOS

Durante el 2015 se dio cierre a varios hechos sucedidos años anteriores.

CASO CAMPOS. Por un lado, en abril la Cámara 8ª del Crimen condenó a: Rodrigo Alejandro López (19), Daniel Germán Aspitía (20) y a Luciano Víctor Mamóndez Gómez (18), por el delito de homicidio simple de Claudio Campos. Mientras a López se le impuso una condena de 15 años y medio de prisión, los dos restantes recibieron 15 años de cárcel cada uno. El cuarto sentenciado fue un muchacho que hoy tiene 18 años. Los jóvenes atacaron a patadas y puñaladas a Campos (24) para robarle. El hecho ocurrió el 21 de abril de 2013, en Barrio Paravachasca.valeria villarreal

CASO VILLARREAL. Los familiares de Valeria Villarreal, en especial sus hijas, cuñadas y sobrinas, lucharon para que se haga justicia por Valeria. La mujer de 37 años fue asesinada por su ex-pareja el 26 de septiembre de 2013. A mediados de abril de este año, la justicia dictaminó prisión perpetua para Dante Tinari (48) quien estaba imputado por imputado de homicidio agravado por uso de arma y agravado por el vínculo (femicidio).

CASO CATARI RODRÍGUEZ. En septiembre la justicia determinó que Ricardo Molina, socio y vecino de Ambrosio Catari Rodríguez fue quien le dio fin a su vida, en diciembre de 2013. El caso conmovió a la localidad de Villa del Prado. Molina estaba acusado de “homicidio calificado por alevosía, codicia, robo calificado por el uso de armas y usur­pación” y fue condenado a cadena perpetua. Cabe recordar que la víctima había desaparecido durante veinte días, hasta que su cuerpo fue encontrado oculto en un pozo a pocos metros de la vivienda de Molina.

 

 

 

 

 

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here