Por La Voz del Interior. Es una joven que representó, esta semana, el primer caso en esa ciudad cordobesa. Volvió de Estados Unidos al comienzo de la pandemia. Creen que aún conserva restos del virus, aunque ya no estaría infectada ni podría contagiar a otros. Toda su familia dio negativo. Epidemiología investiga el caso.

El primer caso positivo de Covid-19 en la ciudad cordobesa de Pilar representa, por el momento, un misterio para las autoridades sanitarias. Tras un estudio específico, intentan develar por qué una joven que tuvo los síntomas de la enfermedad en marzo dio positivo cuatro meses después.

Para las autoridades de Salud, la hipótesis más probable es que le hayan quedado restos del virus y que por eso el hisopado le dio positivo recién ahora. “Presumimos que ya no está infectada ni tendría la capacidad de contagiar. No tiene ningún síntoma como para pensar en una reinfeccion”, dijo el secretario de Salud de la Municipalidad de Pilar, Rodrigo Matteine.

Para confirmar esa hipótesis, la paciente se realizó un análisis específico adicional para determinar la viabilidad viral. El resultado estará en diez días.

«Partículas virales»: estudian el caso de una cordobesa que dio positivo un mes después del alta
Sorpresa por un caso en Villa Allende

El estudio consiste en tomar muestras virales de cada paciente y colocarlas en cultivos celulares susceptibles a SarsCoV-2. Si el virus se replica in vitro, se considera que es viable.

La bibliografía científica internacional indica que los pacientes pierden su capacidad de infectar entre ocho y 12 días después de que hayan aparecido los síntomas.

En este caso la paciente no infectó a ningún miembro de su familia, con la que convive en Pilar. Pese a eso, y por protocolo, el municipio local mantiene aislados a todos.

Para el intendente Leopoldo Grustrump se trata de un caso “raro”.

“El área de infectología de Córdoba lo está estudiando”, dijo Grustrump.

“No contagio”

En un video que la joven publicó en Instagram, contó que volvió de EE.UU. en marzo pasado y que no se pudo hacer el hisopado porque en ese momento no había reactivos para su detección. Al inicio de la pandemia todos los estudios estaban concentrados en el Instituto Malbran, en Buenos Aires.

La mujer contó que hizo la cuarentena en la ciudad de Córdoba (mientras cursaba los síntomas del Covid-19) y luego volvió a Pilar, que aún estaba en fase de aislamiento. “Después hice vida normal”, relató.

“La semana pasada decidí hacerme un estudio para poder donar plasma y me exigieron el hisopado”. Para su sorpresa, el resultado fue positivo. Pero no registraba síntomas, como los que había percibido en marzo.

“Todavía tengo partículas del virus», interpretó. «Convivo con mis padres y hermanos desde abril y no contagié a nadie. No hay riesgo de contagio”, explicó la joven.

Este caso guarda similitud con otro reciente en Córdoba, también en etapa de investigación epidemiológica. Se trata de una muer adulta mayor, exresidente del geriátrico de Saldán donde se dio un brote de contagios, que tras contraer el virus y ser tratada, tuvo dos hisopados negaticos con los que se les dio el alta. Pero un mes después otro análisis le arrojó un nuevo positivo.

Estos antecedentes también se han encontrado en otros países.

  • Corresponsalía Pilar
Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here