Por María Luz Cortéz – El fiscal a cargo de la Fiscalía número 2, Alejandro Peralta Otonello, solicitó la elevación a juicio del caso del joven que mató a su padrastro en barrio Poluyán de Alta Gracia.

El hecho ocurrió el 3 de diciembre. El joven fue identificado como Maximiliano Romero (24) y su padrastro como Fabián Romero. Un dato llamativo es que, el supuesto asesino se entregó a la Policía, confesó ante el fiscal y entregó el arma “homicida”.

La fiscalía ordenó una serie de pericias psicológicas, psiquiátricas, entre otras para determinar la imputabilidad del joven. “Una lectura general del expediente, una pericia psicológica social, informes psicológicos y psiquiátricos realizados en Bouwer que hicieron al imputado”, fueron algunas pericias que se realizaron para poder valorar la personalidad de la víctima y del ambiente en el que convivían la víctima y el supuesto homicida.

En ese marco, fuentes judiciales explicaron que, como se presentaron discordancias en las pericias, se solicitó una nueva pericia que fue ejecutada por los jefes de los servicios de Psicología Forense y Psiquatría Forense. “En cuanto al hecho pudo comprender lo que hizo y dirigir sus acciones. En principio se entiende que esta persona es imputable”, añadieron fuentes judiciales sobre el estudio realizado para establecer su responsabilidad penal. En ese contexto, con otros elementos probatorios se estableció Romero fue imputado por homicidio agravado por alevosía y utilización de arma de fuego. La víctima se encontraba dormida al momento de los hechos.

Sin embargo, fuentes judiciales precisaron algunas consideraciones psicológicas que determinan la personalidad de este joven y que podrían ser tomadas como atenuantes en algún futuro juicio. Al respecto, cabe recordar que, Romero cuando se entregó a la policía, también señaló que supuestamente había sido abusado sexualmente desde los cinco años por su padrastro.

En declaraciones al diario Resumen de la Región, el abogado defensor, Diego Agüero “había anticipado que podría alegar una emoción violenta teniendo en cuenta el trágico contexto de vida de su defendido; para que sea tomado en cuenta como un atenuante.

Fuente: La Voz del Interior

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here