Por Francisco Panero- Lo determinó el fiscal de Alta Gracia Alejandro Peralta Ottonello. Al conductor del vehículo pesado, Javier Solís, sólo pueden reprochársele dos contravenciones de tránsito. Los peritajes no determinaron con precisión a qué velocidad iba el exgobernador. La víctima se habría dormido. 

La Fiscalía de Alta Gracia del 2º Turno dictó el sobreseimiento del camionero Javier Solís por el cargo de homicidio culposo en la causa que investiga la muerte del exgobernador José Manuel de la Sota.

El fiscal Alejandro Peralta Ottonello confirmó a La Voz que finalizó la investigación por el siniestro vial que la noche del sábado 15 de setiembre le costó la vida a De la Sota. Técnicamente, hay que aclarar que el fiscal hace el requerimiento al juez de Control para que este dicte el sobreseimiento del camionero.

En ese marco, se prevé que la respuesta a esta requisitoria es dictar el sobreseimiento de la imputación formal que se había formulado sobre Solís por homicidio culposo.

No obstante este perdón en el plano penal, se determinó que el camionero debe afrontar dos infracciones de tránsito: una, por exceso de carga; y la otra, por conducir a menor velocidad que la mínima permitida. Sin embargo, se sostiene que esas dos circunstancias no tienen influencia alguna en la colisión.

El impacto del Volvo

Por otra parte, el informe de Accidentología Vial no pudo determinar con precisión a qué velocidad viajaba el exgobernador al momento del impacto. El peritaje no llegó a determinar con claridad esa conclusión porque habría sido imposible extraer ese dato de la caja negra de la camioneta Volvo de De la Sota y porque tampoco se registraron frenadas.

Sin embargo, por otras estimaciones, bibliografía específica y datos de los horarios en los que pasó por los peajes, puede situarse la velocidad de la camioneta entre los 110 y los 130 kilómetros por hora, según confiaron otras fuentes de la investigación con acceso a los peritajes multidisciplinarios.

Los mismos voceros aseguran que, más allá de la velocidad de ambos vehículos, el impacto con un parante fue determinante para las heridas fatales que sufrió De la Sota en el cráneo.

Tampoco se confirmó cuál fue la causa de este accidente, pero se presume que fue porque el conductor del Volvo sufrió adormecimiento.

En situaciones como estas, con ausencia de frenadas, los expertos adjudican los choques a «la presunción de sueño, fatiga, distracción u otro motivo por el cual la visión o el control» del vehículo se ven interrumpidos, sostienen los voceros de la causa.

No obstante esta circunstancia, sí se determinó que muy poco tiempo antes de la colisión, «hay una maniobra de procurar evitar el impacto», indicó la fuente.

José Manuel de la Sota perdió la vida al caer la noche del sábado 15 de setiembre pasado en la autovía que une Río Cuarto con Córdoba. El exgobernador regresaba de la segunda capital provincial e impactó por alcance (de atrás) al camión que tripulaba Solís, cerca del cruce de Alto Fierro.

La víctima de este siniestro vial fue el principal propulsor de esta autovía que finalmente unió las dos principales ciudades de la provincia.

Fuente: La Voz del Interior

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here