Por Adrian Camerano- Van pasando los días y como un castillo de naipes se va desmoronando la operación de golpe de efecto mediático lanzada por el represor Ernesto Barreiro el pasado 10 de diciembre. Nada menos que el Día Internacional de los Derechos Humanos fue la fecha elegida por el “Nabo” para ponerse en el centro de la escena y saltar a la portada de los diarios; a sala vacía (un privilegio concedido por los jueces del TOF°1, aquel día y este miércoles pasado también) quien quizás sea el más político de los imputados en la megacausa brindó una lista de 25 desaparecidos y tres supuestos sitios de enterramiento.

El impacto fue tal que durante esa misma jornada el tribunal dispuso una inspección ocular en el predio de La Perla, pero en el terreno Barreiro no pudo precisar lo que había asegurado en la sala de audiencias, y empezó a vislumbrarse que la movida estaba, por lo menos, “floja de papeles”.

Sin embargo, muchos “compraron”. Algunos medios, por caso, y fundamentalmente funcionarios judiciales hablaron de una “ruptura del pacto de silencio”, conmovidos sin dudas por la efectiva puesta en escena del ex líder carapintada. A aquella jornada siguió un raid mediático del imputado, donde hasta se dio el gusto de aseverar públicamente que “en La Perla no murió nadie”.

Con el correr de los días la espuma bajó, y quedó comprobado lo que desde un principio aseguraron desde los organismos de Derechos Humanos: Barreiro montó una escena, eficaz por cierto, a tomar “con pinzas” dada la catadura del protagonista.

El segundo capítulo del lamentable “show” del represor terminó, de algún modo, de desmontar la operación. Se produjo este miércoles, cuando otro imputado, José “Quequeque” Herrera, repitió la actuación de su jefe político y tampoco pudo precisar el lugar donde ellos mismos dicen que han enterrado desaparecidos. Integrante del selecto grupo de “investigadores” que aseguran querer aportar a la verdad y la justicia, Herrera fue conducido hasta Villa Ciudad de América acompañado de un secretario judicial, pero tampoco pudo indicar dónde supuestamente está enterrado el desaparecido incluido en la famosa lista aportada por Barreiro.Nómina, por otra parte, compuestas por nombres que -por supuesto- ya figuraban en los expedientes judiciales.

«Resultó negativa» informó ayer el presidente del tribunal al referirse a la frustrada recorrida por el lugar situado cerca de la Ruta 5. Díaz Gavier, otro de los que estaba muy entusiasmados al principio, ahora retomó prudencia.

La inconsistencia fue tal, que quedó por ahora descartada una inspección ocular en la zona.

Tarde o temprano, las máscaras se caen y la verdad se impone.

Foto: Infobae

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here