La Voz del Interior- Fue encontrado sin vida en una celda de la alcaldía de los Tribunales de Río Tercero. Se abrió una investigación interna.

«Yo no voy a estar preso» -alcanzó a decirle al policía encapuchado del grupo Éter que lo estaba por esposar en una vivienda de Pilar a la que pensaba utilizar como guarida.

–Mala suerte. Perdiste -fue la única respuesta que recibió por parte del uniformado.

El diálogo, según se confirmaría horas después, terminó por ser toda una premonición.

Nelson Luciano Butassi (37), el hombre de San Agustín acusado de violencia de género que estuvo prófugo una semana tras protagonizar un intenso raid de fuga, y que había sido detenido ayer en Pilar, fue hallado ahorcado en la mañana de este miércoles en la celda donde había sido alojado en los Tribunales de Río Tercero.

La información fue confirmada por fuentes judiciales y policiales. Se destacó que Butassi estaba alojado allí a disposición del Servicio Penitenciario de Córdoba (SPC), por lo que ahora se abrirá una investigación interna con el objetivo de evaluar supuestas responsabilidades en cuanto a las condiciones de su custodia.

Según trascendió, Butassi se ahorcó con una campera.

Según la causa judicial en su contra, Butassi habría agredido a su última pareja, con quien tenía un hijo en común, a la que le produjo importante quemaduras al arrojarla de un auto en movimiento, según se sospecha. 

El caso ocurrió el sábado 5 de este mes, cerca de San Agustín, donde ambos vivían en diferentes domicilios.

Cuatro días después, el miércoles de la semana pasada, Butassi fue localizado en la pequeña localidad de Los Molinos, a varios kilómetros de San Agustín.

Allí, un policía lo observó en adyacencias de un lugar en el que tenía restricción de domicilio, por agresiones a una anterior pareja que vive en esa comuna, y solicitó refuerzos. Sin embargo, no alcanzó a detenerlo ya que iba solo y Butassi lo enfrentó. Tras desmayar de un golpe al agente, el sospechoso le robó el arma reglamentaria y el móvil. 

Si bien el patrullero fue encontrado horas después abandonado cerca de esa zona, Butassi desapareció con el arma.

Hasta que este martes, un agente que trabaja en la ciudad de Córdoba lo divisó en una vivienda de Pilar, ya que él también vivía allí. Se diagramó un importante operativo con el grupo Éter y se logró su detención. En la emboscada participaron unos 50 policías.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here