Redacción Alta Gracia- Víctor Guzmán tiene 67 y vive en Santa Ana desde hace 32 años. En total, ingresaron en su domicilio unas 22 veces.

El hombre vive en el sector denominado “La Loma” y por el momento, es el único habitante allí. Tiene en comodato una vivienda que habita y cuida a la vez.

 

El 24 de julio pasado, le violentaron una puerta trasera de la morada, se llevaron varios elementos de gran valor y desordenaron excesivamente sus pertenencias. “Estamos ante una desprotección absoluta por parte de la policía” relató a REDACCIÓN ALTA GRACIA.

 

Los malhechores se llevaron: una garrafa, una luz de emergencia portátil, una batería nueva, un trípode de dibujo nuevo, una estufa a querosen, una radio portátil chica, un prismático chico, una pala de supervivencia-se convierte en hacha, serrucho, cuchilla-, una ballesta de mano y un celular Nokia 1100. Presumiendo que si se iba, volverían a ingresar, realizó la denuncia en la subcomisaría de Santa Ana recién el miércoles 25.

 

El jueves 26 a la siesta, intentaron ingresar nuevamente, dos personas, mientras el se encontraba dentro de su casa. Unos vecinos lograron identificarlos y le brindaron los nombres de éstos. El viernes se acercó nuevamente a la dependencia policial para ofrecer estos datos y llevar fotos de los elementos que le faltaban y le dijeron que se habían enviado directivas para realizar dos allanamientos. La sumariante le exigió que le dijera quienes le habían dado los nombres de los ladrones y no le dio al damnificado una constancia de la ampliación de la denuncia.

 

El lunes 30, ya cansado, Guzmán se dirigió a la Asesoría Letrada de la Fiscalía de Alta Gracia, donde le afirmaron que nunca ingresó una denuncia por robo de Santa Ana.

“He sufrido 22 robos, es una tortura psicológica: no tenemos apoyo de nadie, la policía toma la denuncia nomás pero no la elevan a fiscalía. Sé que en la misma semana que entraron a mi casa ingresaron ladrones en otras dos viviendas”. Como consecuencia de estos delitos, el hombre ha perdido material de mucho valor monetario y simbólico: negativos y equipo fotográfico profesional, por ejemplo. También manifestó que probablemente estas personas sean mandadas para asustarlo, para que abandone el lugar. Además de los robos, la víctima relató que le han matado tres perros-uno a machetazos, otro de un escopetazo y el tercero envenenado-, que han disparado hacia su morada y que incluso le han echado agua de cloaca a su cisterna.

 

Fotos Gentileza Víctor Guzmán

 

 

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here