Redacción Alta Gracia- Una vecina de la 8 de Agosto halló el ave y pidió ayuda. Una estudiante de veterinaria junto a un veterinario de Anisacate la curaron y la dejaron nuevamente en su hogar.

El 15 de julio pasado, Yésica Quiroga, vecina del barrio 8 de Agosto -ubicado en la zona de las canteras del cerro, una zona considerada como reserva natural y cultural- encontró un alilicucu o lechucita neotropical, un ave rapaz que habita en nuestra zona. «Salí a colgar la ropa al patio y ahí estaba. No estaba golpeado pero no podía volar» relató Quiroga a REDACCIÓN ALTA GRACIA.

Solicitó ayuda a través de los grupos proteccionistas de facebook y recibió la respuesta de Carla Deheza Baghini, estudiante de veterinaria en la Universidad Católica de Córdoba con orientación hacia la fauna silvestre y su conservación, quien la fue a buscar. Junto con el veterinario Pablo Dario Bizzari, quien tiene su consultorio en Anisacate, comenzaron su rehabilitación para que pudiera volver a ser libre. Durante la misma, recibieron la colaboración de varias personas que aportaron para hacerle una radiografía, entre otros estudios.

«El animal estaba en muy mal estado, no respondía ante ningún estímulo. Hicimos una revisión completa y no encontramos lesiones pero notamos un bajo peso, baja temperatura corporal y deshidratación. Por lo que sospechamos de una mal nutrición. Todo el tratamiento fue orientado a mejorar su alimentación e hidratación y darle un mayor confort térmico. Comenzó a mejorar su estado de conciencia, empezó a estar cada vez más alerta y a los pocos días ya se alimentaba solo. Iniciamos un proceso de ejercitación para que pueda volver a volar» relató la estudiante. Y agregó «junto con la colaboración de varias personas hicimos una radiografía para descartar traumatismos. Al ver que no tenía ninguna lesión ósea decidimos emprender el camino hacia su liberación».

El domingo 26 de agosto, luego de cuarenta días, lo liberaron. «Ojalá tenga una buena vida y todo el esfuerzo valga la pena» expresó Deheza Baghini en el muro de Mascotas Perdidas Alta Gracia, donde publicó un video sobre la liberación. «Lo soltamos en cercanías del Río Anisacate, en un sector poco poblado. Nos costó un poco ya que había zonas con basura, contaminadas. Pero logramos encontrar un lugar adecuado, acorde a sus necesidades» contó Deheza Baghini.

«Decidí hacerlo público en las redes sociales porque creo que es fundamental que la sociedad se involucre en estas situaciones, que comprenda la importancia de proteger nuestra flora y fauna nativa» manifestó la joven a este medio.

«También es importante que sepan que siempre que se encuentren un animal silvestre deben dar aviso a las autoridades responsables en estos casos como lo es Patrulla Ambiental. Que bajo ningún punto de vista deben intentar remedios caseros ya que pueden ocasionar un problema mayor en el animal así como también pueden contraer alguna enfermedad o ser atacados mientras intentan manipularlos. Hay veterinarios especialistas para estas especies que conocen su manejo correcto. Y por último, recordar que es ilegal tener fauna autóctona en cautiverio. No son mascotas, no están adaptados a vivir en nuestros hogares. Cada especie tiene un rol ecológico y debemos cuidarlos en su ambiente natural» finalizó.

¿Qué es un alilicucu?

El autillo chóliba (Megascops choliba), también denominado currucutú común, alilicucu común, alicucu común, tamborcito común y lechucita neotropical,​ es una especie de ave estrigiforme de la familia Strigidae que vive en América. Como otras rapaces nocturnas es un depredador de pequeños animales dotado de garras, patas y pico especializados para cazar.

 

Fotos Gentileza Carla Deheza Baghini

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

1 Comentario

  1. Hola, quisiera saber como la alimentabas durante ese tiempo? Ya que tenemos una lechuza en recuperación también y no sabemos que darle. Gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here