Por Cecilia Bazán- Con esta receta podrán lograr 35 alfajores en una hora. También a mí me sorprendió, ya que esperaba que me llevara más tiempo hacer todo el procedimiento. Pero lo más importante aquí parece ser respetar los ingredientes y procesos. El resultado está a la vista

Ingredientes

Harina 0000, 500 gramos
Azúcar impalpable, 150 gramos
Margarina, 120 gramos
Huevos, 125 gramos
Polvo para hornear, 10 gramos
Bicarbonato de amonio, 10 gramos
Extracto de malta, 15 gramos
Miel, 50 gramos
Dulce de leche, 300 gramos (de mínima)
Dulce de fruta, 150 gramos (no me gusta, por eso hice menos)

Para el baño
Azúcar impalpable, 400 gramos
Agua y jugo de limón, cantidad necesaria

Elaboración
1. Tamizar harina, polvo de hornear y bicarbonato de amonio. Mezclar y reservar.

1.5 En este momento vendría bien prender el horno, a 190 grados (un poquito más del mínimo), para que se vaya calentando.

2. Cremar margarina y azúcar impalpable (usé la mini pimer, no la batidora). Luego agregar los huevos, miel y extracto de malta.

3. Hacer una corona con los ingredientes secos y colocar dentro los fluídos. UNIR SIN AMASAR. Esto último es clave para que la masa de las tapitas no desarrolle gluten y no queden gomosos. Lo hice usando un cornet o espátula hasta integrar todo, y casi nada las manos.

4. Dejar descansar la masa en la heladera por 20 minutos.

5. Cortar las tapitas con cortante redondo (usé el de 7 cm de diámetro) y 3 mm de espesor. Siempre que queden restos de masa, unirlos aplastando, sin amasar y volviendo a estirar con el palote. Lo ideal es usar el palo de mármol.

6. Hornear cada tanda de masitas por 7 minutos. Deben salir claritas, no doradas. No te preocupes que están cocidas.

7. Enfriar y armar los alfajores colocando un pompón de dulce de leche con manga o una cucharadita de dulce de fruta en el centro de una de las tapitas y aplastando suavemente (siempre tomándolas desde el centro para que quede parejo).

Baño
8. Formar un glaseado con el azúcar impalpable al que se le agregar de a poquito agua tibia (nunca a más de 45 grados) y jugo de limón. Recordá colocar el agua sobre el azúcar y no al revés, mezclando bien, porque el azúcar absorve mucha agua y rápidamente se forma la pasta. La consistencia debe ser flexible pero espesa, no transparente.

9. Introducir los alfajores (¡sin miedo!) dentro de la mezcla y con ayuda de un tenedor cubrirlos completamente.

10. Dejar secar sobre papel sulfito o una rejilla. No demoran mucho, pero si hay apuro se les puede poner un ventilador para que les de aire fresco.

A tener en cuenta

Dos ingredientes de esta receta pueden no formar parte de tu alacena habitualmente: bicarbonato de amonio y extracto de malta. Se trata de dos leudantes distintos al polvo de hornear, que aportan cosas a la masa. A saber, el bicarbonato de amonio funciona como un leudante específico para galletas; y el extracto de malta da una coloración de la masa.
Ambos ingredientes son muy baratos y rendidores, y se los consigue en cotillones o casas de repostería más o menos surtidas (nada del otro mundo, como el gel emulsionante que sí es complicado de conseguir).

Extraído del sitio Córdoba en Sabores

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here