Redacción Alta Gracia- Su escultor, Gustavo Díaz, nos relata la historia detrás de esta hermosa obra.

Se trata de una obra diferente en relación a las que se han hecho en otras ciudades y por ello es importante saber de que se trata.

_ ¿Cúal es la historia de esa escultura?

_ Durante la guerra, un cabo murió prácticamente en mis brazos (Cabo Juan Waudrik de Río Cuarto). Cuando vuelvo de Malvinas, me prestan un libro sobre Malvinas y veo una imagen igual a lo que había vivido o casi en la misma posición, en una foto del cronista de guerra Eduardo Rotondo. Entonces me hice una escultura chiquita de arcilla. Al tiempo, los veteranos querían otra escultura y les presenté como propuesta ésta y les gustó.

_ ¿En quiénes te inspiraste?

La obra está dedicada, por supuesto, a los 649 caídos y veteranos de Malvinas. Pero me inspiré en dos personas: el hombre que está sentado con una mirada de esperanza, lejanía, que piensa `¿por qué este desastre? e inspira patriotismo, es un suboficial tucumano que fue como un padre allá y el soldado caído es Waudrik; me centré en estas dos personas.

_ ¿Qué significa?

_ Cada mano tiene un significado. El rosario es el escudo protector que teníamos en ese momento. No hay armas: el mensaje es duro pero quiero que le enseñe a la sociedad que ésto no debe volver a suceder y, al mismo tiempo, mostrar el patriotismo y el nacionalismo de los héroes. Volqué todo lo que sentía ahí. Todos aquellos que lo visitan, se emocionan, transmite esa energía.

«Argentina es una nación joven y los veteranos son `héroes jóvenes´ deberíamos reconsiderarlos y rescatarlos siempre´.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here