Comunicado de Prensa- Las legisladoras Elisa Caffaratti y Amalia Vagni (UCR) presentaron un proyecto de ley, mediante el cual procuran adherir a la norma nacional 27.130 de Prevención al Suicidio, mientras que la autoridad de aplicación será el Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba.

La iniciativa va a permitir el abordaje coordinado, interdisciplinario e interinstitucional de la problemática del suicidio; y el desarrollo de acciones y estrategias para lograr la sensibilización de la población.

También, el desarrollo de los servicios asistenciales y la capacitación de los recursos humanos; y la promoción de la creación de redes de apoyo de la sociedad civil a los fines de la prevención, la detección de personas en riesgo, el tratamiento y la capacitación.

“Lo que es sumamente importante gira en torno a la elaboración de un registro con información estadística de los intentos de suicidios, suicidios cometidos, causas de los decesos, edad, sexo, etc”, explicaron las autoras del proyecto.

Problemática

La OMS calcula que un millón de personas mueren cada año a causa del suicidio. Esto representa una mortalidad anual a nivel mundial de 14,5 por cada 100.000 habitantes, ocurriendo así dos muertes cada 1 minuto.

Ver texto completo del proyecto de ley

LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA

 SANCIONA CON FUERZA DE LEY

Artículo 1º.- ADHIÉRASE la Provincia de Córdoba a la Ley Nacional N°  27.130 de Prevención al Suicidio.

Artículo 2º.- SERÁ autoridad de aplicación de la presente Ley el Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba

Artículo 3°.- COMUNÍQUESE al Poder Ejecutivo Provincial.

FUNDAMENTOS:

Señor Presidente:

Los suicidios son una problemática mundial de la cual nuestro país y  provincia no es ajena. Tanto a nivel nacional como provincial hay mas suicidios que homicidios.

La OMS calcula que un millón de personas mueren cada año a causa del suicidio. Esto representa una mortalidad anual a nivel mundial de 14,5 por cada 100.000 habitantes, ocurriendo así dos muertes cada 1  minuto.

Suicidios, la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 y 24 años. Así lo advierten las estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación, que también muestran que desde los primeros años de los ’90 a la actualidad, la mortalidad por esta causa  en adolescentes creció más del ciento por ciento.

Los datos consignan, a su vez, un incremento significativo en los fallecimientos por suicidios en el segmento etario antes mencionado, mientras bajan en los grupos de más edad (más de 55 años), que históricamente tenían las tasas más elevadas. Los varones son los que más contribuyen a ese aumento, en tanto que las mujeres son quienes cometen más intentos.

Autoridades sanitarias señalan que en muchos casos la prevención es posible y que hay signos que deben alertar a los adultos. La contención familiar y las buenas relaciones sociales son factores protectores.

No se habla públicamente del tema y son pocos los estudios que existen y muchas menos las acciones para prevenirlo. Pero el suicidio convive en la sociedad.

Esta problemática es ante todo un hecho social, y cuyas causas son antes sociales que individuales o netamente psicológicas. Enmarcado dentro de las llamadas patologías del vacío o del desvalimiento en el contexto de la subjetividad de nuestra época  El suicidio constituye un problema de salud pública, por encontrarse entre las primeras causales de muerte en niños y jóvenes. A nivel educacional se ha observado el incremento de las consultas e intervención de docentes y equipos interdisciplinarios en esta temática, situación que en gran medida es prevenible, con una atenta observación sociológica y psicológica de los educandos.

Cada suicidio supone no solo la pérdida irreparable de una vida sino también la devastación emocional, social y económica de numerosos familiares y amigos cercanos a la víctima.

Lo que empezamos a hablar y comunicar, nos va haciendo perder el miedo. Del suicidio sí se habla, el silencio y el miedo nos enferman. Esto se puede curar. Es necesario instalar el tema en la comunidad, para poder abordarlo en forma responsable.

En la provincia de Córdoba, y según los datos del Ministerio de Salud  de la Nación sólo en 2009 murieron 242 personas por lesiones auto infligidas y 94 fueron en la ciudad de Córdoba según un estudio que realizo el Centro de Investigación Ricardo Núñez, del Poder Judicial de Córdoba

Recientemente hubo preocupación en las autoridades del Ministerio de Salud provincial por el creciente número de suicidios adolescentes que sucedieron en localidades de traslasierras. El caso de la ciudad de Alta Gracia es alarmante ya que en lo que va del año hubo 7 fallecimientos a causa del suicidio. En este punto hay que expresar que los centros de salud provincial  también expresaron su preocupación por esta problemática. En “el Hospital San Roque nuevo se reciben por día entre uno y dos intentos, también en el Instituto del Quemado  el suicidio es materia de preocupación, donde los intentos se incrementaron un 85% en 4 años”[1]

Ante esta realidad  es necesario facilitar los medios para generar redes de comunicación, planificación, intercambio y acción, piedra fundamental para la construcción conjunta de programas y proyectos de prevención, atención y reducción creciente del suicidio.

Es en este contexto que la adhesión a la ley nacional  N° 27.130 y que tiene como objetivo la disminución de la incidencia y prevalencia del suicidio a través de  la prevención, asistencia y posvencion viene a cubrir una demanda de la sociedad que hasta ahora no había sido resuelta desde el Estado.

La presente ley va a permitir:

  • El abordaje coordinado, interdisciplinario e interinstitucional de la problemática del suicidio;
  • El desarrollo de acciones y estrategias para lograr la sensibilización de la población;
  • El desarrollo de los servicios asistenciales y la capacitación de los recursos humanos;
  • La promoción de la creación de redes de apoyo de la sociedad civil a los fines de la prevención, la detección de personas en riesgo, el tratamiento y la capacitación.

Y lo que es sumamente importante la elaboración de un registro con información estadística de los intentos de suicidios,  suicidios cometidos, causas de los decesos, edad, sexo, etc.

Por lo expuesto, solicito a mis pares que aprueben el presente proyecto de ley.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here