Por Luis Logullo- ¿Usted cree que todos somos iguales?. Pues vaya sabiendo que no. No somos todos iguales y allí entra a jugar la regulación que inventamos y necesitamos para aceptar lo diverso. Porque además no somos, naturalmente, de aceptar lo diferente.

En eso nos parecemos a las gallinas, que cuando ven a otra con el lomo desplumado la entran a picotear hasta matarla. Con una gota de sangre el gallinero deviene en orgía. Cuando estamos regulados, en líneas generales y salvando excepciones particulares y generales de sobra como Hannibal Lecter o el nazismo, no somos asesinos ni discriminamos.

Pero hay que forzar eso ya que por madre naturaleza no se da. Siempre vamos a discriminar aquello que no es igual a la generalidad y, en este caso puntual, utilizo el vocablo discriminar como ver una diferencia y no negarla. También, y de tan rara que es nuestra especie, no sólo fuimos capaces de inventar una regulación sino que también discriminamos a través a una supuesta aceptación de eso diverso. Se llama “Discriminación positiva”, es decir, in-conscientemente demostrar un rechazo a través de propagar una idea en pos de la aceptación.

Dije (in)conscientemente, le aclaro por si me está por lapidar con cascotes multicolores. ¿Vio cuándo se postean en Internet fotos de personas con síndrome de Down?, bueno, eso es una discriminación positiva. Y cuando a la imagen le agregan leyendas que dicen “Tienen un cromosoma de más que los hace especiales” o “Son iguales a nosotros”, se está además anexando negación a la discriminación positiva, primero porque no son iguales a “nosotros” y segundo porque un cromosoma de más no los hace “especiales”.

También la perversidad se disfraza de amor cuando se exhiben fotos de negritos desnutridos y comidos por las moscas en fotos que dicen “Sé que no me compartirás en tu muro porque soy negro y feo”.

Entonces yo le pregunto, dentro de este capitalismo, si usted eligiera adoptar sin que nadie lo obligue ¿Adoptaría antes a una persona con síndrome de Down que demandará cuidados de por vida antes que a otra que no lo tenga?. No niegue, dígase la verdad que nadie lo escucha. Si para usted las personas con síndrome de Down son iguales a todas ¿Para qué postea fotos de ellas si son, según usted, iguales al resto?. Porque usted, dentro de una falsa aceptación y diversidad, se ha transformado en el reproductor/a de un mensaje subliminal que discrimina positivamente.

Todo esto se lo explico para pedirle que no me envíe más fotos de personas con síndrome de Down porque no las discrimino y, por ende, a la reproducción viralizada de las fotos de esas personas no les encuentro sentido. Y tampoco me mande de Lila Downs porque más de dos canciones me aburre. Canta todo igual

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here