La Nueva Mañana– Mariano Privitera, su dueño, habló con La Nueva Mañana y contó que el principal motivo de «bajar los brazos» es «el cero proteccionismo del gobierno de Mauricio Macri».

En junio de 2017 Bell Ville fue declarada por el Senado de la Nación como «capital nacional de la pelota de fútbol». Fue en la ciudad del sudoeste cordobés donde el 20 de abril de 1931 Luis Polo, Antonio Tosolini y Juan Valbonesi inventaron el fútbol sin tiento, conocido como “Superball”, con pico y costuras invisibles. Unos años más tarde, la pelota hecha en Córdoba fue elegida para el partido oficial de la Asociación del Fútbol Argentino e incorporada por la FIFA en el Mundial de Italia primero y en el de Francia, en 1938, después.

Así fue como Bell Ville y sus alrededores dieron lugar al surgimiento de distintas fábricas de pelotas, así como también de fabricantes de insumos para las mismas. Priball es una de ellas. Sin embargo, este sábado Mariano Privitera, su dueño, anunció a través de Facebook, «el desarme» de la empresa y la «liquidación de las máquinas y las 15 mil pelotas» que les quedan.

«Proteccionismo cero»
«Sin más que decir, y con mucho que callar me complace ponerle fin a este texto anunciando la liquidación total de nuestros productos a precio de costo y el desarme de nuestra empresa y venta de maquinarias, ya que no tenemos más ideales ni deseos de seguir trabajando en este país, bajo estas leyes e imposiciones y contra esta fuerte competencia desleal efectuada por traidores de la patria», posteó el empresario.

En diálogo con La Nueva Mañana, Privitera explicó que la «dolorosa decisión» se debe a la imposibilidad de competir contra los tres millones de pelotas importadas por el Gobierno nacional, a través de la petrolera estatal YPF, provenientes de China principalmente.

«Nosotros podemos competir contra la marca de las tiras pero no contra el propio Estado. Comenzamos hace 13 años y siempre nos fue estupendo, pero desde que asumió Mauricio Macri, todo se vino abajo. Cero proteccionismo», dijo el empresario quien recordó que en el despacho del Presidente hay una pelota que Priball fabricó para Boca Juniors en 2015. «Lamentablemente contemplarla no le ha servido de nada», aseguró.

50 trabajadores en la calle
Actualmente en Priball trabajan 50 personas, cuyas familias sobreviven de los ingresos que genera la costura de las pelotas. Además el cierre de la fábrica afecta también a quienes producen insumos para el rubro.

«La cantidad de trabajadores varía según la temporada, pero con los cosedores suman cerca de 50 personas. El fútbol en el sudoeste de Córdoba siempre fue un generador de trabajo para la gente más humilde. Hasta hace poco un trabajador cosía dos pelotas y comía toda la familia. Ahora no podemos generar eso porque los costos se fueron muy altos y no hay ventas», explicó Privitera a La Nueva Mañana.

A continuación el texto completo con el anuncio del cierre de Priball:

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here