Este lunes 4 de agosto, ingresó al Concejo Deliberante de la ciudad de Alta Gracia, una nota firmada por el conocido vecino, Luis Rosanova, solicitando a los miembros del cuerpo declare como Bien de Interés Cultural e Histórico a la obra conocida como «La Virgen Pintada» ubicada en zona aledaña al Parque García Lorca. Impulsa el pedido el significativo exponente cultural para los vecinos de Alta Gracia desde hace más de ochenta años

Nota completa

VIRGEN PINTADA-
NOTA PRESENTADA EN EL CONCEJO DELIBERANTE 
Alta Gracia3 de agosto de 2014
Sres.
Concejo Deliberante de la
Ciudad de Alta Gracia
S……………/………………D
Quien suscribe, Luis Alfonso Rosanova en su carácter de vecino, ex Director de Cultura de esta ciudad, ex Director del Museo de la Ciudad de Alta Gracia y ex Jefe del Área de Conservación y Restauración del actual Museo del Bicentenario, se dirige a ustedes con el propósito de solicitar se declare como Bien de Interés Cultural e Histórico, la obra conocida como “La Virgen Pintada”, sita en la zona aledaña al Parque García Lorca, en virtud de constituir un significativo exponente del acervo de esta ciudad desde hace más de 80 años.
La obra fue realizada por los reconocidos plásticos Juan Antonio Spotorno y Juan Antonio Ballester Peña, ambos dedicados al arte sacro en nuestro país y en el exterior, cuyos currículum adjunto a la presente.
Considerando que Patrimonio, según se define para la ley, es el conjunto de Derechos y obligaciones pertenecientes a una persona que sean susceptibles de valoración y se refiere no solo a las cosas materiales que lo integran sino a los derechos que las personas tienen sobre ellos. El patrimonio cultural y natural se protege porque es un derecho público: todo individuo tiene derecho no tanto sobre el bien físico sino sobre lo que él significa para la comunidad.
Por lo expuesto solicito la declaración y protección del mencionado bien en virtud de lo establecido en las ordenanzas preexistentes y la Carta Orgánica Municipal. Cabe recordar que la violación de dicha legislación, según lo establece su articulado puede ser pasible de graves sanciones tanto a particulares como al propio Municipio tanto por acción como por omisión.
Asimismo aprovecho la oportunidad para ofrecer como aporte, la restauración gratuita de la mencionada obra, respetando su originalidad y basado en los documentos gráficos que posee el Arqto, Walter Villarreal y los hijos de los artistas con los que me reuniré la semana próxima en la Ciudad de Buenos Aires.

Lic. Luis Alfonso Rosanova

JUAN ANTONIO SPOTORNO
Nació en Buenos Aires y su infancia y adolescencia transcurrió en Alta Gracia.
Ya adolescente regresa a su ciudad natal, donde ingresó a la Academia Nacional de Bellas Artes.
Desde los 18 años su quehacer artístico se repartió entre la pintura, el grabado y las artes graficas.
Su temática abarca, principalmente, motivos religiosos, lugares y escenas de la ciudad, retratos, naturalezas muertas y paisajes que reflejan casi siempre las Sierras de Córdoba.
En pintura uso el oleo , la tempera y la acuarela y diversas técnicas mixtas.
Fue uno de los primeros en difundir en nuestro país, el arte de la xilografía y se dedicó también a las litografías, aguafuertes y monocopias.
Ilustró y diseño gráficamente, gran cantidad de libros en cuidadas ediciones y revistas culturales como Criterio, Número, cuadernos de Convivio , Sol y Luna.
Su profunda fe cristiana, signo su obra. Integró y fundó el grupo CONVIVIO con su amigo Ballester Peña.
Sus obras se encuentran en Museos Argentinos y en el Exterior.

JUAN ANTONIO BALLESTER PEÑA
Pintor, ilustrador, grabador y escenógrafo, nació en San Nicolás de los Arroyos (Prov. de Buenos Aires) el 19 de diciembre de 1895. Formó parte del Primer Grupo de Pintores Modernos y expuso regularmente desde 1928 en Amigos del Arte y en la Wagneriana. Como grabador e ilustrador intervino, en una primera época de compromiso político, en publicaciones como La Protesta, Campana de Palo, Nuestro Tiempo y posteriormente en los libros de Álvaro Yunque, Ulises Petit de Murat y Leopoldo Marechal. En 1932 fundó el Taller de Arte Cristiano San Cristóbal, que dirigió durante varios años y participó del recordado Convivio de los Cursos de Cultura Católica por los que pasaron relevantes figuras de la cultura nacional y del exterior, como Jacques y Raïssa Maritain. Recibió numerosas distinciones entre las que se destacan el premio del XXIV Salón Anual de la Sociedad de Acuarelistas y Grabadores (1938); Premio Eduardo Sívori en el Salón Nacional de Bellas Artes (1940); Tercer Premio de la Comisión Nacional de Cultura (1942); fue convocado al Premio Palanza en 1948 y Primer Premio de América en el II Salón de Arte Sagrado (1958) Fue el primer escenógrafo criollo del Colón con equiparable brillantez.
Fue el primer escenógrafo criollo del Colón con equiparable brillantez. Ejerció la docencia durante dos décadas y fue interventor en la Escuela Nacional de Cerámica en 1962. El arte sacro tuvo en Ballester Peña un fino e inspirado cultor. Entre sus obras más notables pueden mencionarse las pinturas sobre piedra en el Monasterio Benedictino de Cristo Rey, de El Siambón (Tucumán); los murales en Nuestra Señora de la Paz en Pinamar (Prov. de Buenos Aires) y las pinturas en la Basílica de Santo Domingo y en la Iglesia de San Isidro Labrador, ambas de la ciudad de Buenos Aires. Luego de su muerte, ocurrida en noviembre de 1978, la obra de Ballester Peña no alcanzó el reconocimiento que merecía y sólo en muy pocas oportunidades se realizaron muestras que reunieron parte de su extensa producción: 1997, muestra colectiva con integrantes del grupo Convivio en el Museo Enrique Larreta; en 2006, en la Galería Altera, de Pinamar; y en 2007, en el Museo de la Catedral de La Plata.
El maestro Ballester Peña formó parte del movimiento de avanzada que a partir de las primeras décadas del siglo XX colocó al arte argentino en la vanguardia de las artes plásticas. Grandes museos del mundo poseen obras suyas, entre los cuales el Museo de Arte Moderno de Madrid, y los museos Vaticanos. Juan Antonio Ballester Peña se alza como paradigma de artista católico para los que hoy están llamados a evangelizar el mundo de la cultura.

Foto: Diariotortuga.com

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

3 Comentarios

  1. Que el pedido sea atendido porque lo mejor que le puede pasar al patrimonio natural o cultural es que los vecinos lo interpreten como una causa involucrable. Esta toma de conciencia no siempre se logra de manera espontánea y en muchas ciudades se conquista tras arduas campañas de concientización. Ya que Alta Gracia posee ese capital social, los funcionarios deben comprender que se trata de un inestinable ejercicio de la democracia que nos enriquece como comunidad.

    • Walter: La nota ingresó en la sesión del miércoles 6 a la Comisión de Cultura. Ahí hay que seguir insistiendo para que salga el despacho de declaración de interés.
      Saludos. Claudia

  2. Este es un patrimonio sumamente importante! un tesoro artístico que debemos preservar; por esta causa, es fundamental que esta solicitud sea atendida, que todos nos involucremos y que preservemos para las generaciones futuras este bien patrimonial.

    Este carácter comunitario que genera el involucramiento de los vecinos, garantiza el proceso de patrimonialización, ya que: el patrimonio es una construcción social y requiere de la identificación de los miembros de la comunidad con los testimonios; en este caso la «Virgen pintada» que ahora se intenta preservar, a través de su revalorización y la integración a los bienes que los ciudadanos consideramos valiosos del pasado local.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here