Por Claudia Moreno- No es la primera vez que vecinos de la ciudad de Alta Gracia encuentran en la basura restos de la historia reciente de la ciudad. Hace pocos años atrás fueron los restos del piso de la Iglesia Jesuítica hallada entre escombros en un club de fútbol y ahora material del ex Cine Monumental Sierras tirados en volquetes. 

Sin lugar a dudas y cayendo en un clásico cliché quien no valora el pasado poco o nada puede hacerlo con el presente y el futuro. Y así se está viendo, porque a las pruebas hay que remitirse, en los últimos años en esta bella y rica ciudad serrana.

A fines del mes  de agosto del 2016, la justicia federal con asiento en Córdoba procesó al sacerdote Marcelo Siderides (custodio del legado jesuítico declarado Patrimonio de la Humanidad) y a tres arquitectos por «daños irreparables» a la iglesia. Y tuvo que tomar la justicia el caso después de denuncias que realizaron vecinos preocupados y ocupados por el acervo cultural de la ciudad ya que el Municipio no tomó ningún tipo de medidas ni acciones concretas sobre el tema, sólo mantuvo expresiones de deseo para que el «conflicto» concluya y se puedan abrir las puertas de la iglesia para placer de los turistas.

El Estado municipal parece estar anestesiado y no reacciona cuando existió un pedido de informes y preocupación por los daños que estarían produciendo la utilización de productos químicos en la explanada de la Estancia Jesuítica durante la fiesta de la «Navidad más grande de la Argentina». Tampoco parece tener una opinión sobre los hallazgos arqueológicos en los terrenos del Banco Nación, ni mucho menos le interesa activar el Nodo de Gestión Patrimonial que está regulado por ordenanza Nº 72.234 y para qué ahondar en el sostenimiento burocrático de una Secretaría de Patrimonio que nunca funcionó.

CINE MONUMENTAL SIERRAS

En esta danza de indiferencias históricas también cayó el ex Cine Monumental que, según se dijo desde que el Municipio recuperó el edificio, es el más importante del interior de la provincia de Córdoba. Su recuperación es, por cierto, un gran avance en la vuelta al Estado de parte del patrimonio.

Sin embargo, todavía no se entiende desde las oficinas públicas que el patrimonio no sólo está relacionado con un edifico, con un bien material. «Siempre van a tener mayor importancia los elementos materiales inmuebles, pero todo aquello que implique un soporte de la memoria, que nosotros consideramos inmaterial, pasan a un segundo plano», dijo el arquitecto y patrimonialista Walter Villareal, quien encontró gran cantidad de papeles y documentos del ex Cine tirados en volquetes el pasado 2 de enero.

El lunes 2 de enero a la noche, cuando pasaba por frente del cine por casualidad (calle Belgrano), había una montaña de escombros en volquetes. En uno pude encontrar restos del piso de madera de la sala o quizá del escenario, debajo de eso había una gran cantidad de papeles. Entre lo que más pude notar fueron muchas acciones de la originaria sociedad anónima llamada Cicomer, acciones no vendidas, planillas en que se daba testimonio de la programación para cada función por cada meses desde la década del 70 al 80. Con esto también se puede determinar la venta de entrada, también el estado de tiempo y eso es un dato importante ya que sirve a datos estadísticos. También se puede deducir con estas planillas las funciones como se daban por ejemplo en enero y febrero que al parecer había toda la semana y  no tanto el resto del año. Encontré recibos de sueldo, telegramas laborales, una carpeta con datos impositivos, carpetas con recuento de gastos muchos de esos comercios han desaparecido, por eso no solo es la historia del cine sino también sirve para recuperar la historia comercial de la ciudad. Todos los documentos dan testimonio de esta construcción colectiva que fue este espacio cultural llamado Cine Monumental Sierras. «, contó a este medio Villareal

Al ser consultado sobre el valor histórico que tiene la documentación hallada, el profesional dijo que en sí no tiene un valor monetario pero sí testimonial, al tiempo que reclamó por la desaparición del Museo de la Ciudad y sus piezas de exhibición que no se sabe dónde están.

Creo que el Estado debería poner un poco más de atención  en la gestión patrimonial. La municipalidad tiene una deuda pendiente hace años en generar un espacio con gente especializada que entienda el valor de lo patrimonial, de la reconstrucción colectiva de la memoria a partir de la recopilación de documentos. Lo que  primero va a parar a la basura son los papeles, las fotografías, postales, facturas. Muchas veces puede ser el último testimonio que queda de alguna actividad comercial de la zona y luego puede pasar al olvido. El cine podría haber contado con un pequeño museo de sitio que es un pequeño espacio que sostiene,  desde otros testimonios, la historia de ese lugar, la terminan de completar.

Finalmente Villareal que además es un coleccionista de postales de la ciudad y sus sierras asegura que aún no existe desde los órganos oficiales un espacio que genere la confianza suficiente para que la gran cantidad de coleccionistas privados que hay en Alta Gracia puedan depositar sus elementos para el disfrute de las generaciones futuras y la reconstrucción de la identidad de la ciudad.

Fotos: Walter Villareal

 

 

 

 

 

 

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

1 Comentario

  1. Y VAN ???? cuantas veces???, en diferentes gestiones se despreciaron retazos de historia, por ejemplo, impunemente cuando el ex intendente Saieg, decidio que la casa de la Cultura fuese sede del Ejecutivo, se desmantelaron las salas del Museo de la Ciudad, se dejaron pudrir las vitrinas en los patios externos, y centenares de objetos fueron reubicados y al dìa de hoy ni se sabe bien donde estàn… El museo de la ciudad dejo de estar dentro de lo «visitable» en los circuitos de la ciudad… basta con mirar el periodico La Voz del Interior, y ver que hasta hace unos años el Museo existìa, y hoy ya no.
    Segun lo manifestado por algunos de los trabajadores municipales, el baño, que habia sido conservado, en la Casa de la Cultura, contiguo a la Sala n 1, fue desmantelado, siendo años atras, uno de los sectores de la casa que se mostraban en las visitas guiadas , ya que habìa sido restaurado con total respeto, priorizando su originalidad. Su bacha, su inodoro, su bidet, eran de origen ingles, y uno de los primeros baños instalados en la Ciudad. Primo el «asquito» del actual Intendente y se cambiaron de un plumazo todos los elementos sanitarios. y asi ese es el ejemplo que a diario reciben los propietarios de viviendas con valor patrimonial… desde el organismo que debiera ser rector, en ese menester…. Lo màs patetico es escuchar a mas de un funcionario que volviendo del Viejo Mundo, pone de ejemplo el respeto de las generaciones presentes al pasado arquitectonico de las ciudades que visitan…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here