Por Francisco J. Alvarez Barreiro*-  Respecto del sobreseimiento del cual han sido beneficiados el Párroco de la Iglesia de Alta Gracia, Marcelo Siderides y los arquitectos Melina Malandrino, Pedro Cufré y Juan Pablo Orozco, me han solicitado una opinión.

Y la realidad es que me surgen varias opiniones….

La primera, es que la mentira duele…

El dictamen de la Cámara Federal ha tenido el claro objetivo de evitarse la responsabilidad de penar con prisión, aunque ésta fuera preventiva, a un Sacerdote y 3 arquitectos.

Para lograrlo, surge una clara estrategia de dilución de responsabilidades a los procesados, pretendiendo exonerarlos de las responsabilidades que les cabían en el carácter de Custodio del Bien Patrimonial Religioso y la dirección de la obra.

Se reconoce lo evidente, la desidia, la destrucción y el escándalo, pero lo diluyen argumentando la inexistencia de la voluntad de dolo… Esto es, parafraseando al personaje del Chavo del 8 “Fue sin querer queriendo…”

No quiero ofender a los jueces, pero es evidente que se ha obviado de manera precisa el análisis cronológico de la prueba y algunos testimonios concretos de los partícipes primarios y secundarios.

Se omite decir que los restos humanos se terminaron de deponer en una cancha de futbol en la semana siguiente a la denuncia de la Asociación de Amigos, y que fueron “denunciados” 30 días después, el 21 de diciembre de 2011, cuando ya era imparable un incipiente escándalo que estalla con la nota de Canal 12 de Córdoba del 22 de diciembre de 2011.

Se omite el testimonio del propietario de la empresa de contenedores que fue echado al informar que encontró huesos humanos junto a los escombros… y que obra en el expediente. (Léase el del dueño de Conte Mar, Marco Nicolás Martinez)

Se omite que, por ahorrar los honorarios de los arqueólogos, que habían solicitado $3000 para realizar los estudios, el presbítero Siderides y el Instituto Marina Waisman falsificaron la firma de un profesional en uno de los documentos enviados a la CNMLH.

Se miente sistemáticamente al soslayar lo que dicen los testimonios obrantes en el procesamiento relativos al cierre y ocultamiento a cualquier tipo de visita, o control ciudadano sobre las obras.

Nada dice sobre el retiro de los contenedores con restos un domingo 27 de noviembre de 2011 a las 21:30

Surcos que se realizaron en el solado para instalar un sistema de calefacción y refrigeración

Dicen haber descubierto restos óseos desconocidos cuando el cura Siderides había sido notificado por Carta Documento de la presencia de los antepasados de la familia Lozada enterrados en la Iglesia en el mes de Octubre de 2010…

Por eso duele la mentira, y ese dolor es el que determinó todos y cada uno de los pasos que se siguieron para llegar a esta causa hoy objeto de sobreseimiento.

Se mintió cuando, de un día para el otro se cerró el templo…

Se mintió cuando no fue posible conocer qué se estaba haciendo detrás de puertas cerradas y cortinas de nylon negro…

Fieles se congregaron frente a la iglesia jesuítica para saber qué estaba pasando

Se mintió cuando Malandrino dijo que los pisos no eran jesuíticos y que estaban íntimamente adheridos al piso granítico…

Se mintió cuando se dijo que había estudios arqueológicos…

Se miente cuando nada se dice cómo y porqué se contrató a dedo a la empresa que indicó el ministro Hugo Testa, Jacobo Construcciones.

Se mintió cuando se acusaba a la Asociación de Amigos de mentir…

Se mintió cuando dijeron que paraban las obras, y en cambio se aceleró el zanjado…

Se mintió cada vez que Malandrino y Siderides convocaron a la prensa…

Se mintió cuando la Comisión de Museos, acorralada, dijo que se había abusado de su buena fe…

Mintió Walter Saieg cuando dijo no estar informado….

Mintió Saieg cuando dijo que se ocuparía…

Mintió Pablo Canedo cuando dijo que habilitaría información que generó el Cuerpo Argentino de Antropología Forense…

Mintió la ex directora del Museo, Sra Risnikoff de Gorgas cuando banalizó el significado de un bien Patrimonial…

Miente o ignora (más grave aún), la Cámara Federal cuando dice que no hay dolo y que la Iglesia está bonita y funcional… (despreciando la pérdida del bien arqueológico)

Miente y se miente quien crea que aquí no pasó nada…

Se miente quien cree en una Justicia relativista y miedosa de enfrentar a cualquier poder, vigente o mandato cumplido, terrenal o divino….

Y usted, qué piensa?

*Francisco Alvarez Barreiro es uno de los denunciantes del daño patrimonial.

Compartir esta noticia
(Visto 787 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here