Prensa del Gobierno de la Provincia de Córdoba- Un par de meses antes de que se inicie la temporada turística de verano finalizó la construcción de la mega obra de la Bajada de las Altas Cumbres, el camino que une  Falda del Cañete -paraje próximo a Falda del Carmen- con el distribuidor Copina, que vincula hacia el camino al Valle de Traslasierra.

Son poco más de 16 kilómetros de una obra que permitirá un sensible ahorro de tiempo y kilómetros y tendrá un impacto benéfico importante sobre el corredor urbano que integran Villa Carlos Paz, San Antonio de Arredondo, Cuesta Blanca e Icho Cruz. La distancia se podrá transitar en unos 10 minutos, manteniendo una velocidad promedio de 100 km por hora.

El camino fue diseñado para generar una conectividad más rápida hacia y desde el Valle de Traslasierra y  evitar el complejo tránsito por la zona urbana de Villa Carlos Paz y de otras comunas del sur del Valle de Punilla. Se extiende desde los empalmes con las rutas provinciales C-45 con la E-96 (en el empalme con la RP14).

Optimiza en tiempo y distancia los recorridos que se conocen hasta hoy. Para llegar al Intercambiador de Copina -el inicio de la ruta 34 hacia las Altas Cumbres-, el automovilista tenía dos alternativas; una de ellas es ir por Villa Carlos Paz y la ruta que la vincula con San Antonio de Arredondo, Icho Cruz y Cuesta BlancaLa otra opción es hacerlo por la llamada ruta del Observatorio o Bosque Alegre. En ambos casos, las distancias son mayores; de 36,4 km (Carlos Paz por la R14) y de 20,3 km (Bosque Alegre por la E96).

Además, ambas tienen una situación compleja de transitabilidad. “La del Observatorio es muy trabada; una ruta de montaña lenta, con demasiadas dificultades mientras que la otra, desde Carlos Paz, tiene el inconveniente de cualquier gran corredor urbano porque hay construcciones en buena parte de su extensión a ambos lados de la carretera”.

En cuanto a las interferencias, las más significativas están constituidas por los 36 semáforos existentes desde el ingreso a Carlos Paz hasta pasar la localidad de Icho Cruz. La nueva traza tiene una configuración moderna, que la transforma en una ruta segura y  rápida, no tiene pendientes pronunciadas que dificulten el tránsito no sólo de vehículos menores sino también de camiones y todo tipo de transporte.

“En kilómetros se ahorra casi la mitad en comparación con las vías existentes y la ruta  es rápida porque no hay interferencias en todo el recorrido, con ninguna población asentada a la vera de esos 16 kilómetros, al igual que el resto de la continuidad de las Altas Cumbres hasta llegar a la ciudad de Mina Clavero”.

Medido en distancia, el nuevo camino  permite un ahorro del 40 por ciento, pero lo  más significativo es el tiempo. Antes de  la habilitación de la Bajada de las Altas Cumbres, las dos vías que podían emplear los turistas eran especialmente lentas en temporada alta, una, -la del Observatorio-, por razones topográficas y la otra, porque es un corredor urbano.

“En plena temporada turística, con la nueva traza -se puede ahorrar entre 45 minutos y una hora porque se puede hacer fácilmente el recorrido de 16 kilómetros a velocidad permitida; en cambio, cruzar todas las localidades existentes desde Carlos Paz, demanda entre una hora y una hora 20, en días donde hay mucho movimiento”.

El nuevo corredor podrá absorber también el tránsito intenso que  hasta ahora  pasaba  por Villa Carlos Paz, San Antonio de Arredondo, Icho Cruz y Cuesta Blanca y que es nutrido porque es un segmento que forma parte de un corredor bioceánico; ya que desde Villa Dolores es posible comunicarse con San Luis, San Juan, Mendoza y naturalmente, con Chile.

La nueva vía posibilitará descomprimir el corredor urbano que en verano complicaba la conexión entre las ciudades y  los espacios turísticos más frecuentados por los visitantes de todo ese sector de las serranías.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here