Por María Luz Cortez. La noche del jueves 5, más de 20 mil personas recorrieron el predio de Colectividades. Fue la noche de Los Manseros Santiagueños y el Chaqueño Palavecino y las plateas estuvieron prácticamente cubiertas. El clima acompañó y miles de vecinos se llegaron a comer, beber y disfrutar en Alta Gracia. 

Desde las 22 horas, las personas comenzaron a ingresar al predio de Colectividades ubicado en Yrigoyen esquina Alfonsín. Las carpas estaban plenas de comensales, en la carpa de Sudáfrica había demora de media hora para el cordero, y otros menúes. A pesar de que el shawarma (un plato con finas láminas de cordero o ternera que se cocinan en un asador vertical acompañados por un pan y vegetales) es como un choripán de colectividades, ya que está en varias carpas, según mis cuentas por lo menos cinco, las colas para ese plato eran de una cuadra.

Más allá de los inconvenientes de un festival tan convocante, los comensales se retiraban contentos y elegían algún otro país para probar nuevos sabores.

La noche tradicional 

Las plateas comenzaron a ocuparse al finalizar la noche. Desde el público, celebraron a Los Manseros Santiagueños y a cada uno de sus integrantes coreando sus canciones. Un hombre que estaba en la primera fila quiso acercarse a  cantar una canción con el grupo, pero se frustró el intento. «Estamos viniendo mucho a Córdoba. Estamos muy agradecidos», dijo uno de los integrantes del grupo. Al grito de otra, Los Manseros extendieron su show hasta cerca de la 1.30.

Luego fue el turno del Chaqueño Palavecino, esperado por sus «chicas», que corearon «Distinta», «La taleñita», entre otros temas.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here