Para el perito Enrique Prueger, actuante en el caso Cabezas y el de María Soledad Morales, entre otros, el policía fue ultimado y luego ubicado en el auto. En el programa ADN, emitido el miércoles 3 de septiembre por la noche, desgranó anoche los cabos sueltos del expediente.

El reconocido perito criminalista Enrique Prueger aseguró anoche en el programa ADN que, en base a su experiencia, el oficial de Drogas Peligrosas Juan Alós fue asesinado. Prueger cuestionó la investigación del fiscal de Alta Gracia, Emilio Drazile, quien determinó que el policía sospechado de participar del «Narcoescándalo» se quitó la vida.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación también dudó del trabajo de Drazile, por eso es que pasó el expediente al fuero federal. Ahora, el perito que actuó en resonantes casos afirma que además la escena del crimen “fue armada”. Además, en la emisión se afirmó que Alós fue seguido por autos de Drogas Peligrosas, en el trayecto que hizo ese día entre Córdoba y Alta Gracia.

Cabos sueltos

Juan Alós fue encontrado muerto en el asiento del conductor de un Renaul Clio oficial, el 7 de septiembre pasado. En base a las fotos tomadas por Policía Judicial, Prueger apunta cabos sueltos. Uno de ellos es la ausencia de sangre en la escena del crimen y en las manos. “Las manos de Alós no son de un suicida”, afirma. “Alós no tiene spray de sangre en las manos. Tampoco hay huellas de sangre en el techo, ni en los vidrios, ni en el apoyacabezas del asiento. Donde sí se encontró spray de sangre es en la parte inferior de la puerta del conductor”, analiza. Y se pregunta: “¿Cómo llegó el efecto spray debajo de la puerta?”.

Para Prueger, el policía intentó defenderse. Dijo que en caso de suicidios “la última orden que da el cerebro produce un espasmo”, y en el caso de Alós, ese espasmo no está en la mano derecha, con la que se habría gatillado, sino en el brazo contrario. Para él, eso representa un mecanismo de defensa del policía antes de morir. Es decir, que el antebrazo estuvo cerca de la boca cuando recibió el balazo.

A través de la proyección de la sangre en su rostro y en su remera, el especialista afirma que el cuerpo fue movido una vez muerto. “Si su cabeza queda ubicada hacia abajo durante los primeros 9 minutos posteriores al impacto de bala, la sangre correrá de arriba hacia abajo, pero no de izquierda a derecha ni de derecha a izquierda, como sucedió con Alós”, sostiene.

“Es la primera vez que analizo un caso donde las prendas de vestir desaparecieron, fruto de la acción de la justicia y la policía”, dijo el perito. En relación a esto último, ayer la viuda de Alós, Roxana Luna, presentó una denuncia penal contra Drazile, acusándolo de extraviar las prendas de vestir que usó su marido.

Por último, el programa mostró que Alós fue “seguido” por autos de la fuerza policial, cuando abandonó Córdoba rumbo a Alta Gracia, donde vivía. A partir de la información suministrada por un empleado de Caminos de las Sierras, se puedo reconstruir las últimas horas de vida de Alós. Luego de pasar por el peaje que va a Alta Gracia, se ve dos autos asignados, según el programa, a Drogas Peligrosas.

Fuente: El Argentino

Foto: Facebook ADN tv sitio oficial

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here