Por Archivo La Voz-  Un 26 de agosto de 1931, el Chingolo II, avión comandado por el piloto Luis Fuchs en el que viajaba la esposa del excéntrico millonario Raúl Baron Biza, cayó en picada sobre un campo de San Juan, provocando la muerte de sus tripulantes. 

La noticia impactó fuertemente a los argentinos, que seguían con expectación el raid de Myriam Stefford, nacida Rosa Margarita Rossi Hoffmann en Berna (Suiza), en 1905, por el que pretendía, “unir, en un abrazo cordial, 14 provincias argentinas” , como tituló La Voz.

Baron Biza creyó entonces enloquecer. Había conocido a la joven actriz en una temporada del Lido en Venecia tres años antes y, tras un cortejo que alternó los viajes a Buenos Aires y Córdoba, se casaron en la ciudad de los canales, en 1930.

Radicados en la estancia Los Cerrillos de Raúl en Alta Gracia, la vida social de la pareja fue intensa.  Myriam quiso volar y llevó su ambición al punto de querer emular a los grandes raidistas de la aviación mundial.  Pretendía, en esta prueba que compartió con su profesor y amigo recorrer 4500 kilómetros en sólo cuatro días…

Su trágica muerte mereció por parte de la crónica de este diario un tratamiento sentidamente poético: “Tenía en el alma una inquietud de pájaro y era, en la ilusión, como la figura de bronce que preside desde la cúpula del radiador, el jadeo incesante de los motores”.  monumentostefford

Cuatro años después, el viudo, acompañado por el gobernador _y entonces, amigo_ Amadeo Sabattini, colocó la piedra fundamental para el emplazamiento de un faro de señales aéreas, en el predio de su estancia, hoy el monumento conocido como el ala de la ruta a Alta Gracia.  Las imágenes publicadas ese día muestran escenas del acto, y el momento en que se enterró un cofre con las alhajas con las iniciales de la actriz.

Finalmente, el monumento se inauguró el 30 de agosto de 1936, con la presencia de conocidos aviadores, pues estaba prevista una carrera aérea que se suspendió por las condiciones climatológicas adversas. Se ofreció un banquete y se repartieron víveres y ropas a los pobres, en recuerdo de la vocación filantrópica de la homenajeada.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

1 Comentario

  1. Yotube la suerte de subir al ala,porque fui de alta gracia,y me dolió el abandono del lugar,creo que tendrían que haber echo del lugar,un espacio para el turista,pero todo pasa desde la década del60 /70 cuando alta gracia empezó a decaer gracias a uno pocos que lastima no,y que suerte tuve yo que pude disfrutar de todo eso con mi pobresa pero no con mi ignorancia…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here