Euforia, ternura y cordialidad reinaron en la tarde del sábado en el centro de esta localidad, donde se realizó una amamantada masiva denominada “Tetatón”, que sirvió para cerrar una serie de eventos que integraron la Semana de la Lactancia Materna.

Más de 40 mujeres, la mayoría con niños de pecho o embarazadas, encabezaron una original movilización que reivindicó “la teta” en pos de las futuras generaciones. Las jornadas estuvieron organizadas por el grupo de acompañamiento materno Mamá Quilla y el municipio, en adhesión a la convocatoria mundial sobre el tema.

Luego del “Tetatón” en plaza San Martín, la movilización de madres marchó hasta el centro cultural Comechingones, donde hubo alocuciones y actuaciones musicales. Durante la semana se realizaron charlas y talleres en escuelas, actividades recreativas y un concurso de vidrieras.

Llamó la atención la actitud de un ciudadano que se quejó ante el municipio porque consideró obscenas las imágenes de una vidriera donde aparecen mujeres de distintas razas amamantando.

“Con miradas como esa, la sociedad no ayuda a veces a la lactancia porque no la naturaliza, se ve mal que una mujer amamante en un lugar público, y en realidad es lo más natural y lo más sano”, señaló Carmen Vega, psicóloga del grupo organizador.

Teta y trabajo

Ana María Ruiz, integrante de Mamá Quilla, recordó: “Se recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, pero hay muchas mujeres que no llegan a hacerlo por diferentes motivos, sin pensar que lo mejor para la salud de su hijo es su propia leche”.

Y agregó: “Con respecto al amamantamiento de la mujer que trabaja en relación de dependencia, en Argentina estamos bastante atrasados. En países europeos se han fijado licencias posparto de hasta un año; tenemos que trabajar bastante en eso, teniendo en cuenta los derechos del niño”.

En Córdoba, las mujeres que trabajan legalmente tienen derecho de una licencia posparto de seis meses.

Lorena Musicarelli es partera del hospital Mina Clavero, y afirmó que nos es fácil la lactancia para las mujeres que trabajan. “En mi caso, con guardias de 24 horas, tenía que sacarme la leche en el hospital, la ‘frizaba’ y se la guardaba a mi hijo, en mi casa la descongelaban y se la daban, hoy con un año y siete meses, Tomás sigue tomando casi exclusivamente leche materna”.

Grandes beneficios

Una turista australiana, Emily Rouse (25), paseaba por Traslasierra con su compañero y su hijo Fénix, de 6 meses, y se sumó al Tetatón. “Me parece fantástica la experiencia, y me impresiona el apoyo de la comunidad, una vez vi algo similar en Sidney, pero esto es más emocionante” señaló.

Verónica Martínez (36), artesana de Las Rabonas, amamantó a su niño de 11 meses. “Siempre los amamanté y tienen muy buena salud. Dar la teta es muy bueno para ellos y para la mamá, nos hace bien en lo físico, en lo psicológico y en lo espiritual; mi trabajo me ha permitido estar cerca de ellos”.

Estrella Rivas Fontán (29) tiene dos niños de 4 años y 2 meses, y llegó de Nono. “He amamantado a los dos, esta es la mejor nutrición, por el alimento y también por el apego, implica un placer para la mamá y el niño”. Y agregó: “Es un momento que debemos respetar todos, y no debe ser mal visto”.

Fuente y foto: La voz del Interior

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here