Por Noelia Martín- Silvana Moreschi, especialista en psicomotricidad, docente de Paulina Domínguez y delegada departamental de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC), es una de nuestras entrevistadas homenajeadas en este mes de la mujer.

Moreschi relata que toda su vida tiene que ver con la institución Paulina Domínguez: la institución nació en 1965 al igual que ella. Además de que todo se relaciona con todo: su militancia desde joven en la política, apenas vuelta la democracia, con la formación del Partido Intransigente, hasta sus estudios en Trabajo Social hace unos años. Desde su trabajo con personas con capacidades diferentes, la búsqueda de igualdad, de oportunidades de trabajo con la publicación La Luciérnaga. Y su lucha como delegada dentro de UEPC, por mejores condiciones para los maestros, sus compañeros.

En relación a la desigualdad y la eterna pelea de las mujeres por nuestros derechos, plantea que el hecho de que el representante máximo del gremio sea un hombre, Juan Monserrat, se debe a la falta de interés o lucha por el puesto por parte de las mismas delegadas.

LA ELECCIÓN DE SU CARRERA

«Cuando uno elige su profesión, a los 17 años, es muy chico. En aquel momento me gustaban tres carreras: algo relacionado con discapacidad, historia o trabajo social. Estudié psicomotricidad, relacionado con personas con discapacidad. Y todas las cuestiones se fueron tocando, porque cuando buscábamos la inserción laboral en Casa Luna (entidad en la que trabaja a nivel privado) me relacioné con la gente de La Luciérnaga, donde vi otras realidades, conocí otros chicos.»

LA UNIVERSIDAD, LA POLÍTICA, LA MILITANCIA

«A mis 40 años empecé Trabajo Social, si me abrió la cabeza a los 17, ¡imaginate a los cuarenta! Marcos, mi hijo más chico iba a la primaria, todavía necesitaba de mi supervisión… Así que hice un año en tres (risas). Me encantó la vida universitaria, me abrió la cabeza, te ubica en un contexto mayor, uno no es el pupo del mundo, ves otras realidades.

Pero la apertura de cabeza y del corazón me la dio la militancia política. Mi secundaria fue justo durante la dictadura. En aquel momento formaba parte de un grupo de la iglesia, que tenía ciertas características diferentes a los de Córdoba Capital: era mixto y no estaba coordinado por un cura o una monja sino por un matrimonio. Además no se reducía solamente a la catequesis o a temas de la parroquia, también tocábamos problemáticas que nos interesaban como adolescentes y hacíamos trabajo social, ayudábamos a los asistentes de Paulina, por ejemplo, organizando el día del niño. Después formamos el Partido Intransigente con algunos de estos amigos del grupo juvenil- entre ellos Juan Carlos Gamero, Fabiola Barreiro, Golo Garbi, Clarisa Villares, entre otros-.

En 1982 se empiezan a nombrar cosas que antes no se decían y así te enterabas de historias de militancia y las cosas terribles que pasaron incluso aquí en Alta Gracia. En el`83 comienzo a viajar a Córdoba en plena democracia, sorprendida como cuando recién aprendés a leer y escribir, empiezo a formarme políticamente e ideológicamente y a intentar tener una coherencia en la vida. A mis 22 ya fui madre y a los veinte días de Pedro -el mayor de sus tres hijos- me llaman de la escuela (Palina Domínguez)para hacer una suplencia. Estuve dos años cubriendo licencias hasta que quedé como titular, hasta hoy.»

FICHA TÉCNICA:

Silvana Inés Moreschi

52 años

Especialista en Psicomotricidad, docente, delegada departamental por la Lista Pluricolor en UEPC

Casada con Esteban «Golo» Garbi, tiene tres hijos: Pedro, Juan Cruz y Marcos y una hija del corazón llamada María Luz.

 

 

Foto 1 y 3: Gabriela Rossi

Foto 2: Eli Ferreyra

Foto 4: Marisa Moreschi

(todas fueron extraídas del facebook de Silvana Moreschi)

 

 

Compartir esta noticia
(Visto 551 veces. 1 visitas hoy)

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here