*Por Alicia Lucero. Hoy es el día del maestro, y pensé: ¡Qué honor! … porque pese a los años transcurridos y a las distinguidas profesiones ejercidas, sigo agradeciendo a Dios, el rol de la docencia. Y claro que entiendo si sale una sonrisa de los labios del que lee este escrito. Por eso aclaro, que no estoy hablando de dinero. Estoy hablando del reconocimiento impagable, que genera un ex alumno, al decirte en cualquier circunstancia de la cotidianeidad, palabras elogiosas, desde el recuerdo.

Y pese  al tiempo transcurrido, siempre he recibido un gran cariño, tanto de alumnos como de padres. Gran cariño y reconocimiento, al pasar de los años. Porque a veces, no puede imaginar un docente, las huellas que deja en el corazón de sus alumnos. Para bien o para mal… Por suerte tengo miles de anécdotas hermosas de reencuentros con ellos. Voy a citar las dos últimas:

En una fiesta de 15, encontré y compartí la mesa con un dulce niño, tímido y sensible al extremo. Bah, esa fue la imagen que acuné. Pero, ahora, al momento del relato, es un padre de un hermoso hijo y marido de una joven esposa. Lo encontré de nuevo. Cuando nos despedimos, me dio un fuerte abrazo, que todavía recuerdo.

Otro, sucedió en el supermercado.  Me saludó un abogado. Fue increíble. Había sido alumno cuando iba al Jardín…Dicen que era medio trabajoso en el aula. Sin embargo yo no lo sentí así. Lo mejor para mí, era el alcance de su recorrido en la vida y su afecto, “a esta edad”, con la seño: Sacó un tarjeta y me dijo: «Lo que necesites Alicia, yo te quiero mucho».

Díganme si eso, no es un milagro.

Obviamente, junto recuerdos de escuelas de mi ciudad y de  Córdoba. Todas, respetuosamente, impagables. Todas, con relatos que me hacen sentir valiosa, plena de poder…una reina, con reino imaginario. Todas, lograron hacerme sonreír, con sabor dulce.

Así les debe pasar a muchos que fueron  docentes, con seguridad.

Pero yo quiero honrar a mis alumnos  y agradecerles por brindarme el afecto que me lleva a escribir. Y, a Jesús, el gran Maestro que me permitió escalar este sueño para hacerlo realidad.

  • Licencia en Psicopedagogía, maestra. 
Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here