Por Pablo Rodríguez. El viernes 17 de abril, en horas del mediodía, unas 50 personas se manifestaron en la ciudad de Córdoba, reclamando que la Sala 9 de la Cámara del Trabajo instruya al APROSS para que se le costee en su totalidad el tratamiento terapéutico que le permite a la niña Irene Cuevas, de Alta Gracia, vivir plenamente su vida, con sus múltiples discapacidades.

Si bien Irene, de 12 años, vive con una discapacidad múltiple por parálisis cerebral, que le genera una miopía severa y le limita la autonomía de sus movimientos; con asistencia profesional, asiste a quinto grado del Colegio El Obraje, participa de la murga Murgándome la Nariz, mira televisión, juega con amigas y se expresa a través de una computadora y pictogramas temáticos.

El APROSS, la obra social que debe acompañarla en su desarrollo vital, siempre ha puesto trabas al acompañamiento terapéutico pero, a través de amparos judiciales, ha acabado (aunque con tiempos dilatados), prestando servicio. De un año a esta parte, el fallo de la Sala 9 de la Cámara del Trabajo, ha fallado a favor de la obra social provincial, en desmedro de la salud de la niña.

Es por ello que la manifestación del viernes, se inició sobre la entrada por Duarte Quirós de Tribunales y se trasladó con una marcha, a pura batucada, bordeando la cañada por Marcelo T. de Alvear, hasta la sede de APROSS. Con carteles con frases como “Justicia hacé Justicia”, “Irene somos todos. Vos, yo, tu abuela, tu vecino, tu hijo” y “El último grado de perversión es hacer servir las leyes para la injusticia”, la familia marchó, acompañada de vecinos de Alta Gracia y Córdoba, amigos y compañeros de trabajo.

 

ANTE LA AUSENCIA, EL RECLAMO Y LA SOLIDARIDAD

Al iniciarse la concentración en Tribunales, Juan Cuevas, el padre de la niña, se mostró indignado ya que minutos antes, la jueza que está a cargo de este tema, se había retirado del establecimiento. En APROSS se mostró una situación similar, cuando un policía de guardia le informó a Cuevas, que el director de la institución tampoco estaba. Ante esa situación, se dejó en mesa de entradas, una nueva nota de reclamo, que estuvo acompañada por la firma de todos los presentes, entre ellos, vecinos transeúntes que se sumaron solidariamente al reclamo.

Ante los presentes, Juan Cuevas agradeció el acompañamiento popular y advirtió con preocupación la gravedad del caso, no sólo por su hija, sino por el antecedente que representa, de la manera en que se manejan, en connivencia corporativa, la obra social del Estado Provincial con el Poder Judicial de la Provincia, en desmedro del Derecho Universal a la Salud.

Fotografía: Facebook Ali Irene

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here