Cadena 3- Este miércoles fue la última sesión en el lujoso recinto del centro de la Ciudad de Córdoba. Desde la semana que viene las sesiones serán en el nuevo espacio construido junto al Centro Cívico.

Este miércoles se llevó a cabo la última sesión de la Unicameral en el viejo edificio de la Legislatura de Córdoba, ubicado en el centro de la Ciudad.

Desde ahora la actividad de los legisladores tendrá continuidad la semana que viene en el nuevo recinto que fue construido en la zona del Centro Cívico.

Durante 101 años, el Poder Legislativo de la Provincia, funcionó en Deán Funes y Rivera Indarte, en plena peatonal de la Ciudad de Córdoba.

En 1918 se inauguró el lujoso recinto, pero la historia del edificio data de unos años antes, porque ahí estaba previsto que funcionara la sede del gobierno municipal.

«Fue construido entre 1883 y 1885 por el entonces intendente Luis Revol y hasta 1889 funciona allí el gobierno municipal. Pero, ese año se lo venden a la Provincia y el inmueble pasa a ser propiedad del Gobierno provincial. Hubo una transa porque se habían transferido los servicios de alumbrados y agua corriente al municipio que adquirió las usinas y vende el edificio para financiar esto», explicó el historiador Tito Dómina en Cadena 3.

Por ese entonces, la Legislatura que no tenía un lugar y funcionaba en el Cabildo fue trasladada hacia este edificio que con el correr de los años se fue ampliando.

El primer edificio es el que da a la calle Riverta Indarte y en 1908 se compra el lote colindante y se levanta una segunda fase que es la que da a la calle Deán Funes. En 1913, Juan Kronfuss un referente de la arquitectura reforma todo el edificio y es el que proyecta y ejecuta el hermoso recinto con todas las calidades y pompa de la época: se ocupa del mármol de carrara, de los cortinados, de las alfombras, del mobiliario de cedro caoba y se inaugura en 1918.

«El 18 de junio de 1918 se llevó a cabo la primera asamblea legislativa de las dos cámaras y a la noche sesionó el Senado en ese lugar. Un privilegio del Poder Legislativo porque el Ejecutivo anduvo deambulando por distintos lugares hasta tener su sede propia hace unos pocos años», indicó Dómina.

Con el tiempo el edificio se continuó ampliando porque fue creciendo en cuanto a empleados y legisladores para albergar cada vez más movimiento: «Se habilitaron oficinas al frente sobre Rivera Indarte y luego se inauguró a la vuelta sobre Deán Funes, después del ’83, las oficinas anexas del Senado. Incluso se alquilaron algunas otras en el histórico Hotel Bristol en la esquina con 9 de Julio».

Dómina recordó que la historia del Poder Legislativo en ese recinto «fue muy polarizada durante mucho tiempo ente los radicales y los demócratas; y después entre peronistas y radicales». «En las últimas décadas se fue ampliando hacia otras expresiones políticas, pero siempre la Legislatura tuvo un bipartidismo fuerte», apuntó.

Entre las historias que guarda este recinto, está la del diputado José Antonio Mercado en 1949, de carácter fogoso, que fue expulsado de la Cámara y que antes de eso se dio el gusto de romper la banca.

Dómina fue el último presidente de la Cámara de Diputados antes de que se convirtiera en Unicameral y fue durante su periodo que el recinto fue declarado «monumento histórico nacional».

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here