Por Noelia Martín- La canción fue creada por Carlos «Nano» Fernando Asúa, muchos años atrás. Algunos la llaman el Himno a Alta Gracia. Su historia, en esta nota.

La canción es parte de una producción de diez canciones dedicadas a la ciudad junto a Wilton Altamirano, quien era voz y violín de Duende Salamanquero. Nunca se pudo editar y fue un pedido del ex-intendente Mario Bonfigli.

LA HISTORIA DEL AUTOR

«Nacido y malcriado* (sic) en Alta Gracia. Ví la luz un 24 de julio de 1963.
Mis inquietudes artísticas me vienen de ADN: mi viejo Carlos Augusto. Era dibujante y pintor. Aficionado. La familia de mi mamá: Amelia Acevedo, eran músicos. El bis abuelo de Soledad Cuello, conocida en el ambiente como María Zamba y Diego Cuello integrante del grupo `La Bordona´ era hermano de mi abuelo.

Comencé a escribir desde casi niño. Tuve un accidente que casi me deja ciego y vivía prácticamente encerrado, entonces mis `diversiones´ eran dibujar o pintar, leer escribir y después me llegó la música.

Lo primero que escribí sobre Alta Gracia fue `Alta Gracia a la distancia´ que nació como zamba, después le agregué un par de estrofas más y la convertí en chacarera doble. `Alta Gracia a la distancia´ nació estando bajo bandera o haciendo el servicio militar, cuando comenzó la guerra de Malvinas, en aquel tiempo yo estaba incorporado al ejército… Y escribí el poema. En el estribillo dice: `Y si en alguna porfía el silencio me ganara, entiérrenme por las sierras, en la más alta que haya, y Alta Gracia a la distancia, para que pueda mirarla…´. Eso quedó guardado.

Estuve mucho tiempo alejado de la música y la poesía… Sólo tocaba ocasionalmente el eventos en Los Salesianos, donde trabé gran amistad (casi hermandad) con Coly Villarreal, desde que una vez me convocó para tocar la guitarra en un conjunto que tenía él. El conjunto se llamaba `Nueva Senda´ y era más bien un dúo vocal. El otro integrante era Carlos (Cacho) López Barrandeguy. Y allí volví a tocar en vivo.

Un par de años después, Diego Cuello me convenció para que lo acompañe a él y su hermana y formamos el grupo `Estirpe Folclórica´ con el cual llegamos a ser finalistas de Jesús María-. Luego de Estirpe, le dimos forma con el profesor Marcelo Sosa, a un conjunto que se llamó `Duende Salamaquero´ con el cual tuvimos relativo éxito, ya que grabamos tres discos, aunque sólo pudimos editar dos-.

Volviendo a lo que importa, en los comienzos de este siglo-milenio (2000), una pareja de amigos pusieron un bar-peña llamado `Mi Vieja Esquina´. Fue un lugar de encuentro de mucha gente con inquietudes artísticas, como el cantautor Mauricio Córdoba, Eddy Barrionuevo, entre otros. Con mi grupo de entonces, `Duende Salamanquero´, abríamos el show como grupo, después cada integrante hacía su `show personal´ y cerrábamos la actuación como grupo nuevamente.

Foto FB Silvia Miani.

LA RAZÓN DE MI SER

En la parte solista, yo cantaba canciones que hablaban de Villa Oviedo, algunas quedaron el el corazón de aquellos clientes de `Mi Vieja Esquina´ y mi impronta llegó a oídos del ex-intendente Mario Bonfigli. El mandatario me convocó para escribir una obra que hable de Alta Gracia y yo a su vez llamé a varios músicos de aquí, a lo cual sólo respondió Wilton Altamirano, quien era voz y violín de `Duende Salamanquero´ y escribimos juntos `Alta Gracia en diez canciones´. Por distintas circunstancias aquella obra no se pudo editar, pero quedaron en el cariño de la gente, algunos temas como `Razón de mi ser´que es un escondido. También me suelen pedir-quienes me conocen-: `Giro de zamba´, `Alta Gracia a la distancia´, `Villa Oviedo Salamanca´ (de Ariel Torres), `Nacido en Villa Oviedo´, `Amor en la Sarandí´, entre otros…

LA LETRA

«Esta tierra es mucho más,
que un lugar para vivir,
brilla en su quietud
y serrana tranquilidad..
Alta Gracia mi ciudad.
dulce como el piquillín,
con cielos de tul
bordados en oro estelar.
Por Barrio Sur,
mi infancia va
y en don Bosco
mi nido está… Bu
Su luna sale a bailar.
melodías de violín
con el coro azul
de grillos en el Tajamar…
Villa Oviedo mi corazón en tus veredas prendido quedó.
La ternura, la amistad,
por aquí no tienen fin,
es la gran virtud,
de «altagraceños» de verdad…
Si yo me voy he de volver,
es ALTA GRACIA razón de mi ser.
II
Arroyitos de cristal,
que no frenan su trajín,
me llenan de luz,
cuando en sus pozos se nadar,
y en las costas caminar,
mojarreando soy feliz,
y encuentro salud,
al aire puro respirar.
Vecinos de ayer Virrey Liniers, Manuel de Falla, Illía y el Che.
La manzana colonial,
el reloj, la calle gris,
y la lluvia azul
de un ancestral jacarandá.
Bellezas hay para cantar,
desde las sierras,
al parque San Juan
Promesantes llegarán,
un milagro a pedir,
cargarán su cruz,
y en la Gruta rezarán…
Si yo me voy he de volver,
es ALTA GRACIA
razón de mi ser…


Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here