Por Alicia Lucero. Hoy creí necesario desarrollar el tema: ESPACIO, para las madres con niños pequeños…El tema que quizás puedan aplicar a partir del primer año de vida, puede ser un servicio de ayuda que les ahorrará algunos dolores de cabeza, antes de ingresar al Jardincito, y les permitirá no equivocarse con los deseos de prepararlo en los conocimientos.

La noción de tiempo y de espacio dentro de la escuela, son palabras importantes para la educación escolar de los niños.
Generalmente las madres aunque hayan estudiado, no conocen con claridad estas palabras y la relación que tienen en la escolaridad de sus niños. Esas mamás difícilmente sepan de qué modo actuar, en la vida de todos los días, para ayudar a su niño. Por eso considero que puede ser positivo, hablar del tema con todas las mamás amigas.
Entiendo que las docentes o profesionales de la educación, nada de esto, les sorprenderá. Ya conocen estos planteos.
Como dije, el tiempo y el espacio escolares son dos ejes elementales que ayudan a la organización y a la distribución de la educación; en consecuencia, si podemos ver juntas el tema, conseguiremos preparar con buenos resultados, la función escolar del pequeño.
Orientación espacial es la capacidad QUE LOGRA EL NIÑO, al apropiarse o conocer el espacio que le rodea al niño, a partir de la organización de su propio cuerpo con su respuesta visual, auditiva, táctil y kinestésica. Dicho de otro modo: Es la capacidad del niño de conocer el ESPACIO, a través de sus ojos, oídos, tacto y sensaciones que le brindan sus movimientos. Pero para lograrlo, debe conocer SU cuerpo, antes que inicie el conocimiento del ESPACIO.
Por lo dicho es bueno empezar con el reconocimiento de su cuerpo y sus funciones de manera sencilla, enseñándole parte por parte a través de preguntas casuales u oportunas según la situación, diciéndoles: ¿Cuál es tu cabeza? O, esta es mi cabeza, cuál es la tuya?
Y así sucesivamente con estas partes que te indico: cabeza, torso o pancita, brazos, manos, piernas, pies. Luego, en una segunda etapa, le podés enseñar las partes de la cabeza: con ojos, boca, nariz y orejas. De manera simple y con secuencias ordenadas pero, no rígidas, incorporándoles la función por medio de preguntas que cada mamá, acomodará diciendo por ejemplo: ¿Para qué sirven los ojos, o los pies o los oídos, etc?¿Adónde los tenés?
Todo esto le permite conocer su cuerpo y posteriormente, podrá adquirir otras nociones relacionadas con el ESPACIO que se denominan: de distancia, dirección, forma, volumen y ritmo ante esos estímulos. Con lo cual se determina y modifica la posición y movimientos de su cuerpo; ubicará alturas, espacios, direcciones de un objeto o persona, en movimien to o no.
Más adelante y una vez logrado estos puntos, se puede continuar con otras nociones de Orientación Espacial, tales como: arriba, abajo; adelante, atrás; dentro, fuera; grande, chico; hasta, desde; aquí, allí.
Con todos los órganos sensoriales (ojo- oído- tacto – olfato) podrá lograr información de los movimientos y reconocer su propio espacio en su casa y, posteriormente en el colegio; lugar en el cual, si ha adquirido estos conocimientos, se desempeñará con acierto ante las exigencias de los docentes.
Finalmente debo remarcar este mensaje con la indicación de no trabajar con la lateralidad, porque los pequeños aún no la tienen definida y es aconsejable dejar que esto se defina con el tiempo, hasta su escolaridad.

Desde ya espero que les sirva y en la próxima, trataré de hablar del TIEMPO.

Imagen: Municipalidad de Rosario 

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here