Redacción Alta Gracia- Entre la noche del sábado 6 y la madrugada del domingo 7 de junio, se llevó a cabo en un domicilio de Barrio Liniers una fiesta a la que acudieron unas ciento cincuenta personas. La policía se acercó debido a dos llamados por ruidos molestos y la municipalidad por tratarse de un evento masivo sin autorización. Hay versiones encontradas en relación al accionar de la policía, que según los dueños de la vivienda actuaron prepotentemente con los jóvenes.

Sobre calle Las Heras al 50 de Barrio Liniers, se realizó una fiesta con motivo del cumpleaños de 18 de uno de los hijos de Sandra Habcha, conocida arquitecta, representante de la comunidad y la Fundación Argentino-Árabe en Alta Gracia. Al evento se acercó en primer lugar la policía, cuyos agentes intentaron desalojar el lugar, ya que aparentemente se trataba de una fiesta que no cumplía con los requisitos mínimos de seguridad, y luego se apersonó un inspector municipal, quien labró un acta.

Sobre el hecho, hay varias versiones:

En declaraciones a la FM 88.9, Roberto Urreta, Secretario General de la municipalidad, aseguró que el lugar -un salón que pertenece a la fundación- no cuenta con la habilitación ni con las medidas de seguridad para realizar este tipo de eventos. El inspector municipal constató que se cobraba entrada -ya que los asistentes portaban pulseritas- y realizó el acta correspondiente para que la jueza de faltas decida que tipo de multa se aplicará, no se clausuró la fiesta ya que el salón está dentro de una casa particular. El tema de la venta de alcohol, se probó a través de una página de facebook de un sitio denominado «La Cima», donde se ofrecían las entradas y entre los servicios por las mismas, «barra libre».

El comisario Oscar Martínez, relató que la policía se acercó al lugar por dos llamados de vecinos que se quejaban por la música alta. Al llegar, los uniformados confirmaron que se trataba de una fiesta privada sin habilitación y le solicitaron de forma pasiva-pidiéndoles por favor- que se retiraran los menores de edad y las personas que se encontraban allí.

Según el comisario, los agentes ingresaron al patio y al galpón, no a la casa, y comprobaron que había venta de bebidas y un guardarropas, por ello se llamó a un inspector municipal y se dio aviso al juez de faltas del procedimiento. En horas de la mañana del lunes 8, la institución se encontraba tomando declaraciones a testigos que afirmaban que se trató de un evento con fines de lucro.

Del operativo resultó detenido Alejandro Verón, que, según los dichos de Martínez, comenzó a generar desorden mientras eran desalojados los asistentes, por lo cual los policías decidieron aprehenderlo para que no pasara a mayores.  El hombre «se retiró en horas del mediodía del domingo 7 en perfecto estado de salud» afirmó el comisario. Además se secuestraron elementos de prueba.

Por su parte, Sandra Habcha, propietaria del domicilio, dialogó con REDACCIÓN ALTA GRACIA y contó su versión de los hechos: «estoy muy angustiada, para mi hay algo extraño. La policía debe ser la autoridad e inspirar respeto, esto no es un ejemplo, es cualquier cosa. La forma como trataron a los jóvenes, no tiene justificativo, están asustados». «Eran unos veinte policías en total, llamaron a los móviles de Anisacate y Despeñaderos, había chatas, autos y motos; dejaron toda la ciudad sin seguridad por una fiesta. Yo estaba recién operada y salí hacia la fiesta porque escuché gritos…los agentes les pedían sus nombres a los jóvenes sino los llevaban presos…un comisario me empujó y se me abrió la herida, me saltaron los puntos». Entre los hechos repudiables que relató Habcha, se encuentran las amenazas de muerte hacia su marido y hacia su hijo, el manoseo a una menor de edad por parte de un uniformado masculino, el golpe en los testículos a un joven y la tortura al detenido Alejandro Verón, que según la damnificada, fue llevado preso por preguntar «¿qué pasa?». La mujer también narró que la policía no se llevó bebidas alcohólicas ya que no había ninguna y teme que esto se trate de una persecución hacia la fundación.

Como consecuencia de lo acaecido, Habcha realizó la denuncia penal correspondiente contra la policía y los jóvenes organizaron una marcha contra el abuso policial para el martes 9 de junio a las 17.30 horas. Se concentrarán en la Plaza de los Poetas, ubicada en Alfonsín y Belgrano.

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here