Por María Luz Cortez. El Museo de la Estancia Jesuítica junto con el resto de los lugares que integran el patrimonio jesuítico de la provincia de Córdoba fue reconocido con una placa por su doble condición de Patrimonio de la Humanidad y Sitio de la Memoria asociado a la Ruta del Esclavo. Con la distinción de sitio de la memoria, Alta Gracia se convirtió en una de las 16 lugares en el mundo con este reconocimiento. La estatua de la Libertad, en Estados Unidos, es otro sitio que tiene esta distinción, por ejemplo.

La ceremonia se realizó en el Museo de la Estancia Jesuítica de Alta Gracia y contó con varios oradores. La flamante directora del Museo, Adriana Martínez que, en su alocución reconoció a los diferentes profesionales que trabajaron en torno a la «visibilización de los esclavos negros en la puesta en funcionamiento de la estancia». En ese sentido, destacó el trabajo de los investigadores Janet de la Serna y Carlos Crouzeilles quienes delinearon las pautas para reconocer a los esclavos negros en la estancia. Recordó que, un momento clave, fue la revisión del guión museológico en 2009 para visibilizar a los negros esclavos que antes aparecían como actores secundarios cuando fueron claves en el sostenimiento del sistema productivo de las estancias.

Más adelante, habló Frederic Vacheron, responsable del sector cultura de la Oficina de la Unesco en Montevideo, rescató en su alocución unas palabras de la arquitecta Rebeca Medina del Museo: «La revalorización de patrimonio es una lucha cotidiana donde tienen que enfrentarse con el desarrollo económico y articular con el poder político municipal, provincial y nacional». Por su parte, Vacheron comparó la visibilización de los sitios de memoria asociado a la ruta del esclavo con lo que realiza el gobierno nacional de Argentina con el reconocimiento de los sitio de memoria en Argentina para visibilizar los derechos humanos.

 

Compartir esta noticia

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here